LOS CAÍDOS DEL AYER NOS GRITAN FUERTE ES HORA DE TOMAR LAS CALLES
Escribe  Edgar Lenin Rodríguez

HACE YA UNOS años, leí un libro llamado “Las torres del olvido” en él, el autor se imaginaba el futuro, donde las clases sociales antagónicas, se profundizaban más aún. Los ricos terminaban viviendo en lugares apartados con todos sus servicios y comodidades, hasta aquellos que se nos hace difícil imaginar.
Sin embargo los pobres urbanizados terminaban viviendo en edificios desocupados, otrora grandes torres, simbolismo de poder económico y financiero. Se aglomeraban allí, sin agua corriente, ni energía eléctrica. Los ricos acudían a estos conglomerados de cemento, solo cuando necesitaban de los servicios, vale decir mano de obra barata, para explotar. Era un estilo Julio Verne, pero en lugar de imaginar viajes de ciencia ficción, este autor imaginó sociedades humanas.
En su momento pensé, que poder imaginativo tenía este hombre, aunque no recuerdo en que año había sido escrito, pero ahora que soy un poco más viejo, y veo con mayor claridad como las clases sociales se diferencian, y veo a los ricos en barrios privados, cercados, con vigilancia exclusiva, con servicio médico personal, centros educativos de usos particulares, etc. Y en el otro extremo vemos como los pobres, excluidos de todo, todavía no habitan “las torres del olvido” pero sí los ranchos de los asentamientos. Lugares donde se gesta de forma muda la resistencia, desde donde se puede ver como, la gente rica de Carrasco, Punta Gorda, y barrios similares, se movilizan en reclamo de mayor seguridad, o pidiendo protección animal, succionan a más no poder a nuestra gente, y después se preocupan porque un caballo tira de un carro, sin detenerse a pensar que muchas veces es un ser humano el que tira de un carro, y no despierta la inquietud de ningún burgués. Solo motivados en la plusvalía que los obreros le producen, explotan y dividen a la familia, separan a padres e hijos, haciendo trabajar muchas horas a los padres,  ya que para mantener el hogar debe salir la pareja al yugo diario. Y luego temerosos ponen el grito en el cielo “policía, policía” cuando un joven carente de todo, le hace ver a un burgués, su propio reflejo en la hoja de un cuchillo, y que sin decir una sola palabra, parece gritar fuerte “parásito de mierda, esto es el producto del sistema que sostenés”.
Pero en medio de tanta mediocridad ideológica, de tantas agachadas, de tanta perdida de principios y valores, por los antes inmaculados luchadores, hoy pobres gobernantes, fieles administradores del capitalismo, generan más tristeza ellos, que el pobre muchacho, que alegremente hace en un semáforo el triste papel de payaso, ante la mirada indiferente, parabrisas mediante, de la gente rica, culpables de la pobreza ajena.
De todos modos nuestros ranchos no serán del olvido, serán los ranchos del recuerdo, de la resistencia, de la dignidad humana, desde allí los caídos del ayer nos gritan fuerte es hora de tomar las calles, y este 7 de diciembre es un buen día para comenzar a caminar juntos.

* OBRERO DE LA CONSTRUCCIÓN, INTEGRANTE DEL SECTOR TRABAJADORES
DEL 26M Y DEL ENCUENTRO DE TRABAJADORES, ESTUDIANTES Y JUBILADOS
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s