CONSTRUYENDO LA UNIDAD Y SIN VENIAS AL PODER

Si algo ha quedado claro, en todo este tiempo es que la construcción política de verdaderos instrumentos populares es una obra colectiva, que necesita de organización, seria, disciplinada y conciente 


No hay en estos días trabajo más importante que desarrollar la política del 26M en cada  uno de sus agrupaciones y frentes de trabajo de masas, pues estamos nuevamente ante un  nuevo aniversario, el 41, que habla de un importante recorrido en la política nacional, sobretodo cuando se plantea el objetivo de la liberación nacional y el socialismo.
Si algo ha quedado claro, en todo este tiempo es que la construcción política de verdaderos instrumentos populares es una obra colectiva, que necesita de organización, seria, disciplinada y conciente. No puede reducirse a la obra de un día, o de una posición individual, sino que ella ha sido obra constante de la voluntad conciente y la determinación y el convencimiento, que son los pueblos quiénes deben tener en sus manos los destinos de su vida.
Ello implica avanzar por el camino de lucha política, teniendo en cuenta que los problemas que enfrentamos en la sociedad capitalista no pueden ser superados con la mecánica de la unidad con los organismos financieros internacionales, la concentración ilimitada de la  riqueza y el crecimiento de la desocupación y la pobreza entre los trabajadores y su familia. 
En estos últimos años, la tragedia de la sociedad uruguaya, ha sido promovida por los gobiernos del FA, que han continuado en forma abierta con las políticas de privatización y de endeudamiento externo, que hoy afecta al salario y a toda la vida social en el país.
Para ello han intentado por todos los medios buscar una “solución” política a la impunidad, y a como el sistema político convive con ello en uno de los juegos más macabros de la historia nacional. 
Los dos últimos gobiernos han protagonizado las salidas que van intentando sortear uno de los problemas más difíciles de la historia nacional, aunque también es cierto que ello ha implicado que la política del FA en materia de impunidad, se haya sacado su careta. No ha sido impulsada por lo que sugiere largamente la sociedad uruguaya, sino las tranzas del poder civil y militar, así como también, las exigencias de la OEA. 
También en este proceso contradictorio y doloroso, ha quedado expresamente revelado que las políticas financieras, de libre inversión, privatizadoras, no son solamente de los viejos partidos tradicionales, sino también de los gobiernos del Frente Amplio, que han continuado con las privatizaciones, y que han permitido nuevas inversiones de capital en el país que acentúan más nuestra dependencia y falta de soberanía, multiplicando las zonas francas que nada dejan para el proceso productivo nacional.
La extranjerización de todo el proceso económico ha tenido en la reunión del BID, una de sus mayores muestras de aceptación política por parte del gobierno de Mujica, que nos lleva de la mano a un mayor avance en las privatizaciones en todo el estado y sus empresas. Si a ello se le agrega el pedido de perdón de Mujica en nombre del estado, francamente el gobierno uruguayo supera todo lo que alguien pueda imaginarse en materia de marcha atrás, y de poco creíble en materia de lucha por los derechos humanos en nuestro país. El legado de la política de gobierno esta fuera de todo lo éticamente predecible. 
Por ello es que es saludable la construcción de la unidad de la izquierda, en el 41 aniversario del 26 de Marzo. 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s