AVANZA EL PROCESO DE LUCHA Y UNIDAD POPULAR

Sin duda que estamos ante una nueva etapa y de importantes desafíos que estimulan la esperanza de una vida digna para los postergados y explotados de nuestro país.


Sin duda que este es un tema que en los últimos tiempos ha sido uno de los centros de los problemas sociales y políticos para enfrentar los grandes dilemas que presenta la sociedad contemporánea atacada a diario por el capital imperialista. ¿De qué otra forma pueden plantearse los problemas que vive el mundo en nuestra época, cuando ahora en Siria se extiende el conflicto militar para atacar nuevamente aun pueblo milenario y apropiarse de sus recursos energéticos así como de su rol de relevante importancia estratégica en el Medio Oriente. 
En estos días la injerencia de los grandes intereses económicos y políticos globales también se ha hecho presente en el golpe de estado producido en Paraguay, y podríamos afirmar que se hace extensa en otros temas vitales en la región como en el interior de nuestro país.
Hace tiempo ya que el gobierno uruguayo viene garantizando la política global norteamericana para la región sobretodo con sus ambivalencias constantes que se han transformado en la forma predilecta de convalidar el statu quo de las privatizaciones, de la venta de las tierras al extranjero y también los acuerdos militares crecientes de Uruguay con Estados Unidos.
Por ello es que no es menos el proceso de búsqueda constante, de enfrentar las injusticias y las enormes parodias mediáticas que levanta el capital y las políticas del gobierno que en todo este tiempo no han dado un solo paso en defensa de los intereses nacionales y populares.
Si por algo se identifica el proceso de lucha y de unidad del pueblo oriental es por algunas desigualdades que presenta su desarrollo histórico constantemente atenazado por el desarrollo del capitalismo mundial y lo que nos asigna el reparto constante de funciones acordes con las metrópolis mundiales. Este proceso se ha mantenido desde el propio surgimiento de nuestra independencia de inspiración artiguista, hasta el posterior desarrollo de las luchas de los trabajadores inspirados en las doctrinas del socialismo.
Este proceso ha intentado coartarlo la nueva política del FA ahora en el gobierno en la medida que sus compromisos son cada vez mayores con los poderes mundiales, olvidando las necesidades que provienen del pueblo oriental.
Es natural y lógico que el proceso de desarrollo consciente de la lucha de nuestro pueblo y también de sus organizaciones políticas alumbre sobre las nuevas contradicciones que surgen en nuestra sociedad y que deben resolverse con nuevas síntesis políticas y programáticas.
Lo cierto es que cuando las demandas populares quedan a la deriva por que los dirigentes conciliadores las abandonan y a cada paso están más preocupados por hacerle los mandados a las empresas nacionales e internacionales, y los trabajadores empiezan a visualizar que los han traicionado, los viejos y nuevos dirigentes políticos del gobierno, sin duda que se abre paso una nueva situación. Qué no será lineal, por cierto, tendrá marchas y contramarchas, como hasta hoy, pero será, de construcción de unidad popular, pues así lo exigen los acontecimientos presentes y futuros de nuestra época.
Sin duda que estamos ante una nueva etapa y de importantes desafíos que estimulan la esperanza de una vida digna para los postergados y explotados de nuestro país.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s