SILENCIO CÓMPLICE DEL GOBIERNO Y SISTEMA POLÍTICO

El nuevo modelo de apropiación de la riqueza no solo se llevarán los minerales sino que además los suelos agropecuarios quedaran inutilizables con las consecuencias negativas inevitables que ello tiene sobre el medio

Quién quiera pensar que en la estructura productiva nacional se han producido cambios a favor de las clases populares, sin duda que tiene un relato antiguo, está confundido o es parte del gobierno nacional, que en los últimos años ha propiciado una frenética campaña de promoción de inversiones dentro del país.
Se han producido es cierto inversiones de diversa procedencia y con objetivos diversos, aunque todas ellas con la búsqueda de un importante beneficio, en donde el factor tiempo es algo muy importante para los nuevos inversores.
La celulosa, la forestación, la minería y las plantaciones de soja, han tendido un importante avance en los últimos años ante los rubros más tradicionales.
Ello ha cambiado no sólo la composición demográfica del Uruguay, sino también el tipo de producción y los procedimientos productivos, que se realizan con el gran objetivo del mercado externo, es decir: que el crecimiento de las exportaciones sea constante.
Esta actividad económica que se ha desarrollado en base a un criterio de aumento de las exportaciones, y también en un libre flujo de importación de mercaderías ha producido un distanciamiento mayor entre las clases sociales pues ha promovido la mayor concentración de la riqueza, y un salario bajo, con un deterioro de las condiciones de vida de los uruguayos.
Las clases poseedoras y grandes propietarios nacionales y extranjeros han sido los principales beneficiarios.
El último censo muestra que las cifras de la población uruguaya está estacionaria, con un muy escaso crecimiento, y con una tendencia cada vez mayor a que la población que vive en el campo es cada vez menor. Las cifras en ese sentido son por demás alarmantes, pues la concentración en las ciudades y en asentamientos ha crecido en forma constante hasta nuestros días, sin que las ciudades puedan absorber el crecimiento que en gran parte terminan marginándose incorporándose a los lugares de miseria e infra consumo.
El gobierno uruguayo, en todo este tiempo ha ampliado la dependencia del sistema financiero internacional, y su política se ha acoplado a las necesidades del comercio exterior, intentando moldear un nuevo aparato del estado en función de estas necesidades. La lucha contra la “burocracia” y por la “reforma del estado” del presidente Mujica se inscribe dentro de estos marcos.
Lo cierto es que el gobierno ha manejado un nuevo concepto en base a estudios que se han venido desarrollando en el país. Se puede decir que son muy pocos los metales y minerales que no están en el territorio del país.
O sea que en el nuevo modelo de apropiación de la riqueza no solo se llevarán los minerales sino que además los suelos agropecuarios quedaran inutilizables con las consecuencias negativas inevitables que ello tiene sobre el medio.
Cientos de permisos para la explotación de todo tipo de minerales han sido otorgados y otros en curso para pros-pecciones, en todos los departamentos del país.
El modelo es como el de Aratirí, llevarse el material sin ningún tipo de control productivo y beneficio para el desarrollo de ninguna industria.
Lo cierto es que aquello que en el Uruguay no habían metales y minerales, es un tiempo del pasado. Lo que hay que impedir es que se lo lleven, gratis, y encima destrocen la tierra y el medioambiente.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s