POR LA LIBERACIÓN NACIONAL Y EL SOCIALISMO

Este proceso popular unitario deberá ir luchando contra aquellas cosas que se convierten en trabas para la lucha por el fortalecimiento de la unidad política y las limitaciones que permitan desarrollar un amplio e imprescindible, espíritu de trabajo en ésta etapa
En el correr de este año el gobierno del Frente Amplio ha ido muy lejos en materia de privatizaciones y de entrega de la soberanía nacional, dejando larga-mente por el camino lo que una vez pregonó, cuando no estaban en el gobierno.
Es éste un proceso singular, que intenta tener en cuenta a todas las vertientes genuinas de la lucha del pueblo oriental, que en todo este tiempo han mantenido en alto las ideas que ha sostenido sin concesiones con la política dominante el movimiento obrero y sus aliados en todas las épocas.
Ha sido este un año, en que la política de gobierno se ha mostrado en toda su extensión dependiente de los bancos internacionales, y de un proceso ascendente de privatizaciones y de entrega de la soberanía a la voracidad de los capitales que se les ha permitido instalarse, en forma por demás desvergonzada.
Hace tiempo que el país luego que se pasaran por impor-tantes procesos de lucha, fuera entregado al mejor postor, por gobiernos que se presentan ante el pueblo y el mundo como si tuvieran un contenido popular.
El desastre ha sido tan notorio y evidente que el descon-tento ha comenzado a generalizarse lentamente, pasando de las primeras etapas, de asombro, a la del dolor y la rebeldía social, contra una cada vez más creciente y debilitada impunidad política.
Sin embargo a pesar de la escasa credibilidad inicial, producida por la fuerte adhesión electoral al gobierno, ello es algo que ha empezado a declinar por el fundamento privatizador y de compromisos con el capital por el elenco gobernante.
Podemos repasar, largamente como ya lo hemos hecho cada uno de las posiciones de la gran política y también de la pequeña, para observar que las grietas ya son manifiestas.
En este ya largo aprendizaje de resistencia política, mu-chas cosas se han ido aprendiendo en el duro oficio de la lucha contra las privatizaciones de los gobiernos del FA.
El pueblo uruguayo ha empezado a aprender, que también los que se dicen de izquierda pueden tener una política mediocre, sin principios que lo único que les interesa es su beneficio personal, sus acomodos en el estado, mientras descargan ofensivas contra los trabajadores, jubilados y también marginados.
Claro que este proceso popular unitario deberá ir luchando contra aquellas cosas que se convierten en trabas para la lucha por el fortalecimiento de la unidad política y las limitaciones que permitan desarrollar un amplio e imprescindible, espíritu de trabajo en ésta etapa.
Los acuerdos programáticos ya tienen una base muy importante no acabada aun, pero que permiten caminar un amplio tránsito por el camino de la lucha popular, conteniendo a cada vez más amplios sectores que han mantenido la consecuencia por los objetivos de la lucha por la defensa de intereses democráticos y de contenido socialista.
Sin duda que es hora de avanzar sin ceder espacios en la lucha popular, avanzar en conciencia de los problemas nacionales para resolverlos a favor de los trabajadores en la patria de Artigas.
Es ésta la labor impostergable que necesita un nuevo compromiso de los orientales, de las personas honestas para construir un futuro necesario y superior a lo que impone la política dominante al país.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s