LOS CONVENIOS DEL 26 DE DICIEMBRE DE 2012 COMO FRUTILLA DE LA TORTA
Escribe Prof. Ands Freire
Enero de 2013, los medios de prensa anuncian discretamente el incremento salarial que tendrán los trabajadores de la educación, un porcentaje cercano a lo que será la inflación real del 2012 (decimos real porque el 7.48% logrado en base a una rebaja transitoria en la tarifa de UTE para algunos usuarios básicamente es una estafa), casi un 11% para la mayoría de las categorías, y un 2% más para otras.
Parte de ese porcentaje debía incluir e incluyó un 1.22% de adelanto del aumento 2014, de todos modos sonaba exiguo porque no redondeaba con otras compensaciones prometidas durante el último conflicto, finalmente después de unos días recibimos un informe parcial firmado por uno de los integrantes del Comité Ejecutivo de FENAPES, el que nos dejó más dudas que certezas.
Preocupados por obtener la información acerca del acta del convenio buscamos por todos lados el documento original, incluso nos comunicamos con otro integrante del ejecutivo de FENAPES a ver si nos informaba algo, pero este señor no tenía idea si bien fue muy amable, pero el documento no aparecía, la página web de AFUTU donde muchas veces se publica información está sin actualizar desde el 5 de noviembre del año pasado, mientras que la de FUM-TEP (donde se pueden ver artículos bien surrealistas como el festejo del mísero 13% del año anterior, como una gran conquista sindical, entre otras cosas, tampoco aporta más datos).
Finalmente el día 15 de enero el CODICEN publica las diferentes actas del ajuste salarial, las que no pasaron por ninguna instancia resolutiva de ningún sindicato y que contradice documentos anteriores, y nos revela algunos elementos sustanciales que no estaban en el informe que recibieron los afiliados por correo electrónico, y no pasaron porque seguramente hubieran sido rechazadas por algunos y aceptados por aplausos por los obsecuentes de siempre sentados en la directiva reaccionaria de la FUM-TEP.
Directiva reaccionaria dije, aunque a esta altura del proceso histórico y político, (más allá de buenas intenciones que puedan tener algunos actores, intenciones buenas sí, pero que como siempre empiedran el camino infernal al que nos conducen a los docentes), cualquier sindicato que participe y alimente a un PIT-CNT que es brazo político del gobierno continuista, que mantiene en líneas generales un mismo modelo de país desde el pachecato en sus líneas macroeconómicas, o peor aún que profundiza la entrega del último pedacito de suelo, aire y subsuelo al capital trasnacional, impulsando la forestación, la mega minería, las privatizaciones encubiertas, etc. etc., es un sindicato integrado por algunos compañeros muy valiosos, pero funcional a estos mismo intereses y por ende reaccionario.
Y ya dejo de ser un instrumento útil para lograr las trasformaciones de fondo, sino que colonizado por intereses ajenos a la causa del pueblo, paso a formar parte esencial del aparato de dominación y debe ser apartado al basurero de la historia, dando lugar al nacimiento de nuevos instrumentos más horizontales, más participativos y con independencia de clase, por fuera de esa congragación de burócratas que se reúnen en las chacritas a conversar con las autoridades del gobierno y sus legisladores, a ver como hacen para estar 5 años más, no para solucionar los gravísimos problemas que los trabajadores tenemos.
Ese documento que se encuentra en la página de la Anep, en el link www.anep.edu.uy/anepdatosportal/0000050774.PDF, y que debe leerse junto a www.anep.edu.uy/anepdatosportal/0000050773.PDF, contiene varias sorpresas respecto a otras promesas anteriores: en primer lugar el aumento en cuanto al porcentaje por titulación que también contemplaría a los maestros por otros medios no está, porcentaje que debía pasar del 7.5% al 8,4% fue eliminado, eso sólo para comenzar, tampoco encontramos el diferencial para los docentes de UTU que ganamos menos que en secundaria, teniendo exactamente el mismo grado y la misma situación funcional, al responsable del programa financiero contable de UTU durante la administración de Batlle se le ocurrió interpretar que las horas de coordinación no debía pagársele más el porcentaje del 12.5, y entonces los docentes quedamos con horas de 45 minutos que se pagan como de 40, mientras que el CES siempre mantuvo el concepto original, y pasados 10 años la situación no se ha querido corregir.
Pero más grave aún de acuerdo al propio convenio el porcentaje del 1.22% se pagara no a costa de los Promejora por ejemplo, sino a costa del fondo de inasistencias, un fondo que en principio no debería tener recursos porque se nutre con las multas por paros o por faltas no justificadas de los docentes, o sea que si por una cuestión u otra los docentes decidiéramos no hacer más paros o justificáramos todas las faltas, o sencillamente no hubiera inasistencias, el monto sería nulo.
Con ese fondo muchas veces se paga una partida fija que se cobra por única vez a fin de año, en este caso queda claro que en enero del 2014 no se cobrara la partida fija bajo ningún concepto, o sea que se adelanta el 1.22% pero se sacrifica la partida extraordinaria que se había conquistado hace varios años.
El año pasado tuvimos una sucesión de paros e incluso una huelga de hambre, en el marco de un conflicto que se levantó a cambio de nada, conflicto perdido porque desde el inicio quedaba claro que las direcciones sindicales (y que se ofenda quien se ofenda, alguno dirá yo no pienso así, pero el tema es que el que está ahí es funcional aún en minoría absoluta y sin incidencia real a estas concepciones) no tenían un interés real en enfrentar la línea económica y pedagógica imperante desde el gobierno y los organismos multinacionales, la que queda todos los días claros es la misma.
Y peor aún el convenio no habla de negociaciones posteriores sino que dice claramente en su artículo segundo que el 2014 el porcentaje de aumento general de salarios será 0%.
Textualmente este documento dice: Artículo Primero “… adelanto que será financiado por los recursos provenientes del Fondo de Inasistencias (Art. 195 de la Ley 16.642) y Articulo Segundo: “En el año 2014, el aumento general será de 0%, en virtud de que el porcentaje previsto para dicho ejercicio se adelanta al año 2013 por el presente acuerdo”.
Resumiendo a espaldas de los trabajadores, los responsables de la CSEU respondiendo a sus direcciones sindicales han convalidado un espantoso acuerdo que entrega la partida extraordinaria de fin de año a cambio de un mísero 1.22%, en definitiva prácticamente la misma plata.
Todo esto en el marco del espantoso convenio salarial 2010, en su momento rechazado por AFUTU, por los delegados liceales de FENAPES, y por el magisterio capitalino, formalmente sólo apoyado por FUM-TEP, pero que luego se impuso junto a las habituales edulcoradas promesas incumplidas porque en el fondo, todas las direcciones sindicales priorizaron intereses político partidarios funcionales a la fuerza de gobierno.
A su vez nos han conducido espero yo por última vez, a un conflicto entregado antes de empezar, porque no existió nunca voluntad de enfrentar a la línea política económica imperante, avalada por todos los partidos que integran la coalición de gobierno, quizás estos señores no haya ido a la chacrita, pero su prioridad no es que la educación del pueblo sea una realidad, no son las condiciones de vida de los trabajadores, es que sus amigos y parientes no pierdan los puestitos, y que san frente amplio siga gobernando no importa a costa de que, ellos pueden renunciar a todo menos a eso.
Visto este último capítulo, último porque somos muchos los que hemos llegado a la conclusión que llegó el momento de decir basta y actuar en consecuencia, no por la voluntad de aquellos que cambiando figuritas seguirán así, si pueden hasta el día del Juicio, la pregunta es qué hacer.
Algunos pretenden honesta pero equivocadamente que es posible cambiar las cosas desde adentro, pero a mi entender el camino para nosotros lo han marcado los compañeros ferroviarios que empezando unos pocos ahora son muchos más y han construido un sindicato independiente que ha roto con la política de sumisión y entrega participando en una coordinación de sindicatos de trabajadores públicos y privados que se basa en la unidad para la lucha, no para la sumisión y el conformismo ante una realidad agobiante que debe cambiar y cambiará, como trabajadores para lograr cambios en serio y mejorar las condiciones materiales de existencia, nuestra primer tarea es romper con el yugo de la burocracia pitcenetista.
¿No será hora de ir construyendo una gran federación de trabajadores de la educación, que incluya a Primaria, Secundaria, UTU y Codicen, por fuera del PIT_CNT, rompiendo de paso ese corset de hierro que nos pusieron o pusimos hace décadas para dividirnos, y que erróneamente se asumió como propio que establecía, por allá los maestros, por acá los profesores, más allá los funcionarios de servicio y en la otra esquina los administrativos?
Mi respuesta está clara, y mi decisión también, para los que piensen como yo, entonces salud y buen parapeto …
Prof. Andrés Freire, trabajador de la educación en UTU y Secundaria.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s