UNA NUEVA REBAJA CAERÁ SOBRE EL SALARIO

Ante esta situación ¿Qué harán los trabajadores? ¿Se volverán a dejar engañar? ¿Aceptarán una segunda rebaja salarial?

EN LOS ÚLTIMOS días hemos oído decir a distintas figuras del gobierno, que no habrá ajuste fiscal. También expresan preocupación por la inflación, además dicen que los salarios ejercen presión sobre ésta, afirman que las medidas que tomen no implicarán rebaja salarial pero adelantan que van a actuar – “monitorear” dicen ellos- la próxima ronda de ajuste de los Consejos de Salarios para “cambiar” las pautas.
El gobierno miente cuando dice que no se afectarán los salarios, ya los afectó en diciembre cuando manipuleó la inflación rebajándola en el último mes del año para que afectara directamente el ajuste salarial de enero.
El PIT CNT, fue obligado a reconocer la maniobra del gobierno cuando ésta quedó al descubierto por informes de COFE, ahora reclama un 1% de aumento, supuestamente lo que perdieron los trabajadores, pero con eso no se arregla lo que ya están perdiendo con la inflación de enero y seguramente febrero. El PIT CNT vuelve a trampear a los trabajadores.
Ante esta situación ¿Qué harán los trabajadores? ¿Se volverán a dejar engañar? ¿Aceptarán una segunda rebaja salarial?
Varios son los que han manifestado preocupación por la inflación y le echan la culpa a la “recuperación” salarial, una recuperación mentirosa porque es a cuenta del año anterior y que no cubre la inflación sino que recupera un mínimo. El Banco Central es uno de los que se ha expresado en ese sentido, apoyando lo planteado por el Ministerio de Economía y finanzas, sea por Lorenzo, como por Masoller. Señalan la necesidad de “monitorear” el actual sistema de ajuste salarial en la próxima ronda de los consejos de salario, para que la misma “colabore” ante la persistencia de las presiones inflacionarias.
¿Qué significa “colaborar”, para el gobierno? simple y claramente “no aumentar” los salarios.
Precisamente un informe del organismo del último trimestre del año 2012, sobre la política monetaria, ya observaba la evolución que muestran los bienes no transables. Estos son el componente de la canasta de consumo cuyos precios no dependen del mercado internacional, y solo los consumen los uruguayos; según el gobierno los salarios afectan esos precios tanto por la vía de una mayor demanda como por un aumento de los costos de las empresas.
Por su parte Andrés Masoller, jerarca del MEF, ha dicho que los acuerdos salariales “tienen que estar alineados con la situación del país, con los problemas inflacionarios, y en ese sentido vamos a tener una participación activa (en los consejos) a los efectos de ordenar la discusión salarial y compatibilizar el crecimiento de los salarios con la estabilidad de precios”.
En conclusión, insis-timos, el Ministerio y el BCU están dispuestos a meterse en los consejos
de salarios para influir en una pauta salarial contraria a los intereses de los trabajadores.
La realidad es que si la inflación de 2012 fue menor a lo que debería haber sido, en enero ya volvió a aumentar ya que las medidas que adoptó el gobierno son pan para hoy hambre para mañaña. 
El 7,48% con que cerró el IPC en 2012 es una mentira que generó el plan de UTE beneficiando a los buenos pagadores por un único mes, como hemos dicho, Con ella el gobierno hizo lo que reclamaban los privados y el gobierno criticaba respecto a la inflación, esto es rebajar el salario, porque al rebajar el IPC de diciembre esto impactaría directamente en el ajuste salarial a otorgarse en enero. 
“Los correctivos de inflación son un mecanismo de ajuste automático que permite a los trabajadores recuperar el poder de compra perdido cuando la inflación del año supera las previsiones de ajustes anteriores. Al estar basados en el centro del rango meta, los acuerdos salariales contemplaron para 2012 una inflación de 5%. Sin embargo, durante el año los precios subieron 7,48%, lo que implica que a los aumentos acordados por los diferentes sectores de actividad, hay que agregarle una suba de 2,48% por concepto de correctivo”, explican los economista. Sin la rebaja de UTE, la inflación habría sido un 1% más, lo que significa que el ajuste de enero debería haber sido de 3,43%. La medida del gobierno no incide de forma permanente en el IPC sino que a través de una baja puntual en diciembre, modera indirectamente las presiones inflaciona-rias provenientes de los salarios.
De hecho cuando se dice que el gobierno está haciendo pagar la crisis a los trabajadores es exactamente así.
El Centro de Investigación Económica (Cinve) señaló en un comunicado divulgado luego de conocerse la inflación de diciembre de 7.48% que “la deflación registrada en diciembre permite reducir los ajustes salariales en enero por desvíos respec-to a la inflación esperada
y, de esta forma, reducir parte de las presiones salariales”.
Entonces, el Ministro Lorenzo y el gobierno dicen que no hay rebaja salarial, que el ajuste
fiscal no recae sobre los trabajadores, el ministro y el gobierno mienten. Y el PIT CNT es cómplice.
Ante esta situación ¿Qué harán los trabajadores? ¿Se volverán a dejar engañar? ¿Aceptarán una segunda rebaja salarial?
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s