Juventud del 26M

EL LEGADO LENINISTA A LA HORA DE LA
ACCIÓN POLÍTICA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

Lenin fue un gran teórico porque, entre tantas cosas, ha escrito sobre todo, y el movimiento estudiantil no fue una excepción, él sentó las bases de las características y las complejidades de esta entidad, de este sector social aliado a la clase obrera 

Por Rodrigo Iguiní
J26M
Campaña "Lenin Vive"NUEVAMENTE en el marco de esta campaña, la que ya podríamos catalogar como tradicional para lo que significa el quehacer político de la J26M decidimos volver a traer lo más rico de nuestro bagaje ideológico y científico como lo es el rescate y la plena confesión de nuestra condición leninista sobre la mesa, y en la calle. En el debate de ideas y de prácticas, la imagen y el contenido de una figura más que trascendental para la historia de la clase obrera mundial y de la humanidad toda, ya que este gran teórico fue el encargado de liderar la primer revolución socialista y proletaria, ejecutando los grandes lineamientos, la excelente guía filosófica, política, social y económica de Marx y Engels.
El hecho de conducir este proceso, le dio una riqueza enorme al puño de Vladimir Ulianov a la hora de sentar las bases de nuestra ideología, interpretando y exponiendo la ejecución del marxismo al pie de la letra. Una de sus principales características al momento de escribir, fue el hecho de referirse a la gran mayoría de las cuestiones que atañaban y atañan a la clase obrera mundial, desde los temas más neurálgicos hasta los más aparentemente lejanos, abarcando todo el espectro político que hacen al liderazgo de una nación gobernada por los trabajadores.
Un elemento tremendamente destacable, el cual no podemos omitir al momento de referirnos a Lenin, consiste en la formación del gran Partido Bolchevique, partido que se formo desde los intestinos de la social democracia rusa cuando él mismo lideró su II congreso. A partir de allí se comienza a dar forma a una nueva organización, nueva y de carácter netamente marxista y proletario, inmerso en las agitadas luchas del pueblo frente al despotismo zarista.

Pero como señalábamos anteriormente, Lenin fue un gran teórico porque, entre tantas cosas, ha escrito sobre todo, y el movimiento estudiantil no fue una excepción, él sentó las bases de las características y las complejidades de esta entidad, de este sector social aliado a la clase obrera.
Lo desmenuzo, lo analizó detalladamente, señaló las posibles amenazas para el proceso revolucionario que este mismo puede llegar a tener, caracterizó a los verdaderos revolucionarios, a aquellos jóvenes intelectuales que sentían a lacausa emancipatoria como propia. Es en “Tesis leninista acerca del papel político de los estudiantes” donde nos hemos detenido para realizar un modesto bosquejo de tal obra, tanto en “Arrancandonga” (la audición de la Juventud del 26M en la CX36) como en los cursillos de la campaña “¡Lenin Vive!”; y en esta ocasión a través del Diario La Juventud, como en tantos otros espacios donde, como juventud leninista damos el debate ideológico y político.

“LA TAREA DEL ESTUDIANTE REVOLUCIONARIO NO CONSISTE EN DISIMULAR ESTAS DIFERENCIAS, SINO, POR EL CONTRARIO, EN EXPLICARLA A LA MASA MAS AMPLIA POSIBLE Y AFIRMARLA EN UNA ORGANIZACIÓN POLITICA”

Esta es una de las primeras frases que dan un puntapié inicial a la obra, que básicamente consiste en una argumentación hacia la organización de los jóvenes estudiantes en agrupaciones gremiales, donde se pueda crear un espacio puramente revolucionario, lo más depurado de cualquier otra dirección política o influencia que no sea la doctrina de la clase proletaria. Esta forma de trabajo le dará un dinamismo particular y simplificará eternos debates, en orbitas asamblearias donde se tenga que perder el tiempo en tertulias inocuas a al pueblo en general, donde se corra el riesgo por un lado, de caer una mera competencia de correlación de fuerzas dentro de la organización social o en una especie de freno a la lucha política socialista, tanto por una “intelectualización” de todos los conceptos manejados desde el marxismo y la pelea por la emancipación o, así como también la mezquindad de quienes defienden corrientes social demócratas, que no son más
que, de una manera u otra defensores del actual sistema de desigualdad, muerte y miseria insertos en el seno de los movimientos sociales, en este caso el estudiantil.
Pero, la concordancia ideológica de un determinado sector del estudiantado no es suficiente para avanzar hacia las metas deseadas, Lenin es un gran exponente y defensor de la organización política, en el partido de la clase, y en esta obra no es excepción para dejar de manifiesto esa premisa y desarrolla el concepto de que para realmente radicalizar al el conjunto de la masa estudiantil, es nece-sario que quienes defiendan programas revolucionarios tomen la vanguardia de los diferentes procesos, cualesquiera que sea la manera. Y cuantos hechos que hacen a nuestro acontecer político hoy en día se adaptan a las líneas generales, a las definiciones, la precauciones y análisis emitidos por Lenin casi que hace un siglo, ya que las condiciones a grandes rasgos que él señalaba para la conformación del movimiento estudiantil, las diferentes características de cada uno de los actores que forman parte de este gran abstracto, pero de este multitudinario sector de la sociedad, las equiparaciones que se pueden hacer con el movimiento obrero, las alian-zas y los enfrentamientos políticos y demás elementos propios de la ciencia política popular como lo es el legado leninista llevan a que las grandes conclusiones sean prácticamente las mismas: la defensa y propagación del marxismo como única guía del pueblo, la defensa de la revolución como necesidad imperiosa para lograr la verdadera justicia social, económica y política.
Ante una social democracia que se mofa de la defensa de esos mismos intereses, pero que de una manera u otra continúan colaborando para la perpetuación del orden establecido, con sus agentes entre los propios estudiantes, hoy esa social democracia se encuentra nucleada en la única federación estudiantil hasta el momento, el papel de los “mandados” al imperialismo, al poder, la falta de voluntad política para desarrollar un plan de lucha serio, popular y revolucionario producto de la pelea por el poder burgués, el dinero y el poder tan cínicamente como para defender las mismas medias que diez años antes se criticaban con fuerte ahínco como los es lo que implica el neoliberalismo contemporáneo denota cual es el lugar ocupa hoy la FEUU. Ante esto, no solo basta con criticar, sino que también se debe proponer, y nuestra propuesta es la histórica, la que nunca ha sido traicionada, la que tomamos de grandes autores como hoy mencionamos a Lenin, debemos enfrentar este modelo de desmantelamiento tan impune ganando en organización, en todos los campos donde el progresismo aliado a la derecha tradicional estén delante; con una línea de acción clara, desligándonos de estas estructuras caducas y corrompidas, creando lo nuevo, la oposición realmente de izquierda, sin vacilaciones y siendo consecuente con la herencia de luchas sociales históricas y dignas que hoy son nuestro deber continuar, propagar, defender hasta el triunfo del pueblo.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s