LA VÍA IMPERIAL DEL FRENTE AMPLIO

La entrada de capitales extranjeros debilita el poder del gobierno, la economía nacional, las empresas públicas y permite mayor explotación de los trabajadores por bajos sueldos y cada vez peores condiciones laborales. La instalación de capitales trasnacionales favorece al imperio en su papel de gendarme mundial y como es cada día más comprobable, aumentan las guerras, la contaminación ambiental y la miseria.

Daniel Pereira, dirigente nacional del 26M

Ya los más encumbrados analistas políticos y económicos a nivel internacional, anuncian con todo tipo de detalles, las dificultades insalvables que se multiplican hoy y  en el futuro y que para “zafar” se ellas, la estrategia imperial es aumentar la expoliación de países y pueblos.
Coincidentemente, los dirigentes del frenteamplismo gobernante, insisten con fuerte presencia mediática sobre las bondades de las inversiones extranjeras en las distintas áreas de la economía nacional. El desarrollo, el crecimiento del PBI, los puestos de trabajo que se generan, el progreso y que no debemos quedarnos fuera del mundo, son los argumentos más usados. 

Así se expresaban desde años y años atrás, los gobernantes de todos los partidos que lograron llegar a las principales responsabilidades políticas en nuestro país. La gran diferencia es que mientras blancos y colorados eran “apedreados” por el Frente Amplio cuando estaba en la oposición, una vez instalados estos en Suárez y Reyes, usaron el mismo discurso, argumentos y los mismos planes, que antes descalificaban.
Tanto en la fabricación de pasta de celulosa, como en la plantación de soja, en la industria frigorífica, en la área de la electricidad aeólica, etc, los capitales trasnacionales son muy requeridos y beneficiados por las autoridades uruguayas. En algunos casos con subsidios insultantes como el que se da a los empresarios fabricantes de cervezas.
Meses atrás en una reunión realizada por las autoridades de las zonas francas con la participación del ministro de industria, con empresarios en su gran mayoría argentinos, estos fueron tentados con enormes ventajas impositivas para instalarse en nuestro país. Ni bien aterrizados en el gobierno en el año 2005 los dirigentes del FA cumplieron fielmente los planes que traza el imperio para los países hoy conocidos como en vías de desarrollo años atrás países del tercer mundo. 
Es necesario tener presente que tras las definiciones que se conocieron como el consenso de Washington, el imperio denomino neoliberalismo, a un lineamiento político económico a nivel mundial, encaminado a quedarse con los recursos naturales estratégicos en la vida moderna.
Estos existentes sobre todo en los países más pobres, que ya se agotaban o no convenían conseguirlos en los países del primer mundo, fueron considerados presa de alto valor por los dirigentes del sistema dominante.
Las inversiones que se impulsaron y hoy se realizan con fuerza, son orientadas por el Banco Mundial y cuentan como regla general, con el respaldo de cada estado que sale de garantía.
Por eso pululan los tratados de protección de inversiones y es a través del CIADI donde se resuelven cualquier tipo de controversias.

En una palabra, el capital trasnacional se instala en el país con enormes beneficios, que sin embargo se le niegan a los productores o empresarios nacionales. No es que estos sean menos explotadores que los empresarios transnacionales, sino que son más fáciles de controlar, no extranjerizan la economía y así no se mella grandemente la soberanía nacional.
La entrada de capitales extranjeros debilita el poder del gobierno, la economía nacional, las empresas públicas y permite mayor explotación de los trabajadores por bajos sueldos y cada vez peores condiciones laborales. La instalación de capitales trasnacionales favorece al imperio en su papel de gendarme mundial y como es cada día más comprobable, aumentan las guerras, la contaminación ambiental y la miseria.
El enorme giro de timón que aplico la dirigencia frenteamplista, ha sido bendecido por los organismos financieros internacionales y las multinacionales, ha facilitado el enriquecimiento de estos y puesto a nuestro país en una situación de gran dependencia.
La deuda externa aumenta y si bien hay pagos a largo plazo, lo que se debe saldar año a año, cada vez compromete más la soberanía del país y demuestra la inviabilidad del sistema que nos guía.
El actual gobierno auto denominado de izquierda, ha aplicado todas las recetas acordadas con el FMI, esto no solo ha producido mayor dependencia, más zonas de alta miseria, pobreza y violencia, sino una distancia cada vez mayor entre ricos y pobres.
La dirigencia del FA cada vez más fuerte económicamente, viviendo los lujos del sistema y sus placeres, miran con desprecio a quienes antes eran sus “compañeros militantes”, pero le piden su apoyo electoral en bien del progreso y el desarrollo.
El partido en el gobierno podrá tener muchos votos, pero cada vez les queda menos escape y por más maniobras que impulsen desde el FA o el PIT CNT, la historia màs cercana, los recordará como el mayor fraude político de todos los tiempos, para los intereses del pueblo oriental.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s