JUBILACIONES: AUMENTO MÍNIMO QUE YA SE COMIÓ LA INFLACIÓN

Image

Si hay algo que registra hoy la desigualdad y el deterioro en la sociedad uruguaya, es que en nuestro país ha tenido durante largo tiempo, una constante baja de los ingresos que se ha reflejado en la vida de la población. En los últimos tiempos los ingresos a la familia trabajadora se han visto reducidos sustancialmente como en el caso de los trabajadores y también de los jubilados. Por eso es que el último aumento, que han tenido las jubilaciones mínimas en 315 pesos mensuales parece francamente, una caricatura de mal gusto, pues ello no es más que un miserable aumento, sobretodo cuando a los jubilados del país se les ha quitado el aguinaldo desde los tiempos de dictadura, y aun no ha sido repuesto en sus ingresos anuales a los jubilados del país.
En realidad estos 315 pesos otorgados a los mínimos ingresos, muestra crudamente la filosofía de la política económica del gobierno, que busca por todos los medios golpes efectistas o mediáticos, especulando con la miseria de los sectores más sumergidos económicamente del país.
Claro que las organizaciones sociales oficialistas, han magnificado el hecho de éste aumento, con fines propios de la proximidad electoral, el aumento dado enmarcado en los índices inflacionarios actuales, es para que continúen bordeando la línea de ingresos de miseria ha que son condenados miles de trabajadores y jubilados del país.
Todavía no se ha visto que la tercera edad, obtenga beneficios importantes, en materia generalizada de sus condiciones de vida, vivienda, salud, e ingresos acordes con las necesidades de la edad avanzada.
Se puede decir que en términos generales las privatizaciones de la política llevada adelante por el gobierno nacional y particularmente el BPS, promuevan cada vez más a los ingresos financieros privados en forma predominante sobre las necesidades básicas de los jubilados.
Si a ello se agrega cuanto realmente ganan sectores importantes de la población de trabajadores en trabajos donde el salario sigue siendo extremadamente bajo, como el zafral, los promedios de ingresos a la población en un marco inflacionario se deterioran aun mucho más para las clases más humildes.
No es cierto entonces que el salario y las jubilaciones crecen cuando los productos de alimentación nuevamente se han disparado a las nubes y lo que nos pretende hacer leer el gobierno, es una mentira mediática.
En estos días subió el boleto, subieron algunas verduras por las nubes, la carne ha registrado aumentos importantes, junto a alquileres, y lo mismo la yerba mate.
Ni hablar de los medicamentos y la atención sanitaria. Sería bueno que las autoridades del BPS o el ministro de Economía le explicaran a la población como se hace para vivir con 6000 mil pesos mensuales, en el último tramo de la vida.
Es cierto que aumentaron las jubilaciones señor Murro, lo que no es cierto es que este dignificando con ello, la vida de los jubilados que se encuentran en esa situación.
El gobierno debería saber, que con macroeconomía y paramétricas no se come, y muchos menos se vive.

Han privilegiado también en todo este tiempo las privatizaciones y negocios financieros, y los pobres han quedado para atrás.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s