BONOMI NO QUIERE RENUNCIAR

Tengo el respaldo del presidente”

Y DENUNCIÓ UNA CONSPIRACIÓN DE LOS SUBALTERNOS QUE NO QUIEREN ACEPTAR LA REESTRUCTURA POLICIAL

Hay una fuerte resistencia policial a la reestructura que sigue adelante en la Jefatura de Montevideo y el sistema carcelario”

Jueza falla el jueves sobre el homicidio en Santa Catalina”

Los policías declararon que el joven disparó, pero Bonomi lo negó

Para el Servicio Paz y Justicia, hay un “estado policial desbocado

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, culpó a policías de desvíos para resistir reestructuras que los perjudican.

El Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo que no piensa en renunciar y que recibió el apoyo del presidente José Mujica para que continuara investigando el asesinato de un joven a manos de policías en Santa Catalina.

Bonomi dijo en el programa “No Toquen Nada” que hay una fuerte resistencia policial a la reestructura que sigue adelante en la Jefatura de Montevideo y el sistema carcelario. No obstante, dijo que no puede vincular el asesinato del joven Sergio Lemos con esta resistencia.

Yo no voy a renunciar. Si uno no lleva adelante esta reestructura lo que va a seguir pasando es que en los barrios haya un arreglo entre algunos delincuentes y algunos policías y todo sea mucho peor, o que en las cárceles sigan entrando armas. Yo tengo más fuerza que cuando asumí y anuncié una reestructura. En este momento aquel camino anunciado avanzó muchísimo”, dijo Bonomi.

ImagenExplicó que ayer informó al presidente Mujica sobre la investigación. “Con diferencia de dos horas le informé dos cosas diferentes. Primero le di la versión policial que tenía en cuanto a que el joven muerto le había disparado al policía. Dos horas después le dije que era una versión incorrecta y que el joven estaba desarmado”, indicó Bonomi.

Dijo que hace dos meses un grupo de policías golpeó a jóvenes que estaban en una esquina en el barrio Santa Catalina, y afirmó que lo hicieron para generar un mal clima en el barrio porque están resistiendo la reestructura policial.

Se envió un grupo de policías porque así lo reclamaron los vecinos. Ese grupo, que de alguna manera no está nada conforme con la reestructura que se ha hecho y no por razones teóricas sobre cómo encarar la seguridad sino porque esto le has sacado posibilidades de prebendas por izquierda, marcaron su disconformidad tratando de dejar mal parados a los que habían intervenido antes. Golpearon a un grupo de jóvenes que no eran los denunciados, que tomaban vino, quizá fumaban algo, pero respetaban a los vecinos. Van contra ellos y saben contra quien van. Generan el clima en el barrio”, indicó.

Señaló que en promedio hay por año 300 policías procesados por actos de corrupción.

Bonomi dijo que en la noche del lunes, cuando se produjo el incidente en Santa Catalina, se enteró en el momento porque estaba escuchando la radio policial. Explicó que al lugar donde se produjo la rapiña se envió a un grupo de la Guardia Republicana que cumplía funciones en el programa Bus Seguro en la zona.

Sobre el hecho de “plantarle” un arma al fallecido para justificar un presunto ataque, dijo que “es una cosa que la Policía no puede, no debe hacer. Un rato antes hubo algo parecido en Canelones donde el policía que disparó fue procesado, pero la diferencia es que estaba persiguiendo a delincuentes que habían cometido delitos muy violentos, estaban robando y desplazándose en una camioneta robada pero no dispararon. Como no frenaban el policía tiró y mató al delincuente. Fue un policía, fue un tiro, pero es una falta a la norma, no le plantaron un arma y el juez lo procesó por un delito de homicidio vinculado a un mal desempeño del cargo”. “Eso es una cosa, esto es otra. Acá el muchacho no había participado. Dijeron que le había tirado. Esto es más grave”, afirmó.

La jueza María Elena Maynard, que indaga al policía que mató el lunes a Sergio Lemos en el barrio Santa Catalina y los tres compañeros que lo acompañaron en el operativo, resolverá el jueves el caso, informaron al diario El Observador fuentes judiciales.

Los policías declararon este martes ante la magistrada que el joven de 19 años les disparó y uno de los agentes respondió al ataque. Sin embargo, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo esta mañana que los agentes le “plantaron” el arma a Lemos.

Luego de que la fiscal Cristina González solicite el procesamiento de uno o varios agentes, que se continúe con la indagatoria o que se archive el caso, la jueza Maynard resolverá.

Los policías me dijeron que nadie pegó un tiro, que se cayó de la moto”.

Lo ví en el piso, lo quise agarrar, pensé que podía estar desmayado. No quise pensar lo peor”, dijo su madre

Los padres de Sergio Lemos sienten bronca e impotencia y dicen que extrañan a su hijo. No creían, porque dicen que la Policía está muy corrupta, que se iba a hacer justicia.

Hugo Marcelo Lemos, conocido en Santa Catalina como “ElChino” y su esposa Graciela se preparaban para irse a dormir, el lunes pasado, cuando recibieron el aviso de los vecinos de que a su hijo Sergio de 19 años le había disparado la Policía.

El padre partió en moto hacia el lugar, y la madre se fue corriendo. “Yo pensé que le habían dado un tiro en la pierna, pero no que me lo habían matado”, contó Graciela. “Lo vi en el piso, lo quise agarrar, pensé que podía estar desmayado, pero después cuando veo que los milicos lo agarran de las patas y lo tiran para adentro y me empujaban a mí… Pensé que estaba desmayado, no quise pensar lo peor”, recordó Lemos.

Cuentan que en ese momento los policías taparon con tierra la sangre para intentar alterar la escena del crimen. A Lemos no lo dejaron que se acercara a su hijo, según cuenta, y le dijeron que se fuera al centro de atención del Cerro. Allí una doctora les comunicó que Sergio había llegado sin vida.

Lo que sigue es un resumen de la entrevista que el diario El Observador mantuvo con los padres del hombre asesinado.

Esta mañana Bonomi dijo que se confirmó en la investigación que el arma la colocaron los policías. ¿Esto los tranquiliza?

Padre: Sí, es todo como dijeron los vecinos. Mi hijo nunca anduvo en nada raro. Que limpien la memoria de mi hijo que era sano de mente, no era chorro, no era drogadicto, no era borracho y laburaba. Era muy sano.

Madre: El cuerpo no se podía levantar y lo levantaron. Y cuando lo levantaron lo tiraron, lo vio él pero no lo dejaron acercarse.

Padre: Dije que era mi hijo y me corrieron y me querían pegar. Pensé que estaba desmayado, que le habían pegado un tiro en la pierna. Los policías me dijeron que nadie le pegó un tiro, que se cayó de la moto y que si quería verlo que vaya a la Coordinadora del Cerro.

Madre: Le dio nueve tiros, se los dio para matar, lo quería matar a mi hijo.

¿Él nunca había tenido problemas con la Policía?

M: No lo bancaban, los milicos no lo bancaban.

P: Los conocía porque el Policía hacía la guardia acá en la panadería de la esquina y mi hijo hacía algunos pedidos en moto laburando conmigo. Hacía algunos willies (saltos) en la moto y la moto hace ruido…

M: Como a los policías les molestaba, los hacían parar y los gurises seguían en la moto.

P: Como ya lo conocían de todos los problemas de moto, justo lo vio en el momento en el que habían robado, y dijo “vamos a encajarle a alguien”.

¿Cómo están ahora, a dos días de lo que pasó?

P: No podemos hacer nada.

M: Ahora vamos a ir al cementerio un rato. No lo querían velar pero la abogada arregló todo. Lo que no me dieron es la ropa de él. ¿Por qué no me la dieron?

¿Cómo era Sergio?

M: Hacía cinco días que había empezado a trabajar en Fripur, estaba contento por eso. Ayer era el primer cobro, me dijo ese día: “Mamá, mañana agarro la plata”.

P: Y me daba una mano a mí en la barraca.

M: Era excelente compañero. Tenía su carácter y hacía planes. Decía, con lo de Fripur: “Ahora agarro unos pesos y me hago una pieza para mí y la otra le queda a Iván” (el hermano de nueve años) porque el cuartito que tenía es chiquito.

¿Cómo es vivir en Santa Catalina?

M: No es bravo.

P: A mí me conocen hace más de 30 años.

M: Él se metía en lo que le dicen la mafia, pasaba y todo tranquilo. Pero venían de otros barrios y los amigos de mi hijo los sacaban, los apartaban del barrio.

¿Hay gente que viene de otros barrios para acá?

M: ¡Sí! Los que robaron. Y vienen permanentemente. Aquí hay rastrillos pero no matan, no andan armados. Los conocen acá en la vuelta, con nosotros y con la mayoría de los vecinos no tienen problema.

¿Los contactó alguien del gobierno, del ministerio?

M: No, nada. Ya está. Ya está en cana el hijo de puta asesino, pero a mi hijo no me lo van a devolver.

P: Siento mucha bronca, impotencia, y extraño mucho a mi hijo.

Hay vecinos que piden que no entre más la Policía al barrio…

M: Yo estoy de acuerdo. Que no vengan más los milicos para acá. Se creen más porque tienen un revolver. A mi hijo grande le pegaron en las costillas, ¿por qué? No se sabe. Siempre pegándole a todos los gurises.

P: La Policía está mal, porque si ellos actuaran bien con la gente, hablaran bien. Vienen de pesados, te abren de piernas, te tiran contra el piso y después te piden documentos, eso está mal.

P: Estoy muy conforme con los vecinos, porque (la quema de cubiertas y la manifestación) es una muestra de que lo querían mucho a mi hijo.

M: Todo el barrio fue a apoyar a mi hijo. No tengo queja de ningún vecino, nunca pensé que lo quisieran tanto acá en el barrio.

P: Es algo muy injusto lo que hicieron.

M: En lo que no estuvimos de acuerdo es en que le quisieran prender fuego el almacén, les dijimos que no. Por eso sacaron todo (artefactos que habían colocado para prender fuego el almacén), porque ya hablamos.

¿Ustedes saben quién es el policía que lo mató?

M: Sí, lo conozco.

P: No quiero saber.

El joven abatido recibió tres balas y dos entraron por la espalda

Jueza tomó declaración a cuatro policías por la muerte de Lemos.

Entre versiones contradictorias sostenidas por la Policía que empiezan a perder asidero y las de los vecinos de Santa Catalina, la Justicia trata de determinar cómo murió Sergio Lemos, un joven de 19 años que el lunes de noche iba en moto por la calle 24 de Octubre, donde poco antes habían rapiñado el almacén de la esquina con Víctor Hugo, y recibió tres disparos por parte de la Policía.

En medio de protestas barriales y cortes de calles con gomas encendidas, una delegación de vecinos se reunió ayer de tarde con el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez.

En ese encuentro, Vázquez dejó entrever que hubo fallas en el procedimiento policial, dijeron al diario las voceras de la delegación, Laura Texeira y Geraldine Denis. Ante la preocupación de los vecinos de que la Policía le haya puesto un arma a Lemos, el jerarca dijo que eso no ocurrió. Los vecinos interpretaron que Vázquez aclaró que el joven que falleció estaba desarmado.

Tras el homicidio, la comunidad se enfrentó a la Policía y la acusó de disparar a mansalva y de gatillo fácil, calificativo que también utilizó el Instituto de Estudios Legales y Sociales delUruguay (Ielsur), defensor de derechos humanos.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, expresó ayer que según la Policía, el primero en disparar su arma fue el joven que resultó muerto. Bonomi aclaró que según esa versión un agente estaba tomando declaraciones tras la rapiña al almacén, cuando pasó un individuo en moto y le disparó con un arma calibre 38. El agente reprimió el ataque, dijo el ministro.

La jueza María Elena Mainard ordenó ayer la detención de cuatro policías, que ayer declararon y hoy volverán a hacerlo. Entre ellos está el que disparó el arma y mató a Lemos. RaúlOxandabarat, vocero del Poder Judicial, dijo que el cuerpo de Lemos tiene tres impactos de bala. Especificó que “por los menosdos” ingresaron por la espalda.

La magistrada espera nuevos informes del forense. Hoy tomará declaración a testigos y policías y dará su veredicto, dijo Oxandabarat.

Este no es el primer enfrentamiento entre la Policía y vecinos de Santa Catalina. A comienzos de septiembre, en ese mismo barrio, ubicado al Oeste del Cerro, policías golpearon a tres jóvenes que estaban en una esquina y que fueron detenidos. El ministro Bonomi reconoció luego que en ese caso hubo “intencionalidad “en el maltrato”.

Para Ielsur, la muerte de Lemos“a manos de las fuerzas policiales” también ocurrió “en un procedimiento caracterizado por el abuso y la desproporción”.

A través de un comunicado, el organismo pidió una investigación que “castigue los desbordes cotidianos de la Policía” en el entendido que “la violencia policial contribuye a la inseguridad”.

El comunicado finaliza diciendo “basta de gatillo fácil”.

El Sindicato Único de Policías del Uruguay (SUPU) señaló que “lo prudente” es esperar la información técnica que solicitó la Justicia y de la investigación administrativa que inició el Ministerio del Interior, dijo al diario El Observador,MiguelBarrios, asesor legal de SUPU.

Barrios, quien se comunicó con uno de los policías que actuó en Santa Catalina, señaló que la participación de la Guardia Republicana permitió contener la situación de violencia que se vivía tras la muerte de Lemos.

El Ministerio de Interior también emitió un comunicado y reconoció que de las versiones obtenidas para la investigación surgieron elementos “contradictorios” sobre lo que realmente pasó el lunes de noche. Los policías involucrados fueron “retirados” de sus funciones, informó.

Las autoridades expresaron que “en estos momentos de honda tristeza y congoja para una populosa zona”, debe primar la “mesura y ponderación”, y pidieron confiar en la Justicia.“Es fundamental apelar al máximo esfuerzo de todos los protagonistas para restañar las heridas que deja esta situación dejando expresa constancia que la cartera no cejará su esfuerzo para llegar a esclarecer los hechos en busca de la verdad”, concluyó el comunicado.

Por su parte, la integrante de la Institución Nacional de DerechosHumanos, Mariana González Guyer, dijo a Montevideo Portal que “seguramente” se pedirá información al Ministerio delInterior, ya que el barrio Santa Catalina“aparece como una zona complicada por la cantidad de denuncias de abuso policial”.

Hay un estado policial desbocado”, afirman organizaciones de DD.HH.

Las organizaciones vinculadas a la defensa de los Derechos Humanos, Instituto de Estudios Legales y Sociales y el Servicio Paz y Justicia, Uruguay, advirtieron que hay un “estado policial desbocado” producto de lo que consideran “errores legislativos”.

Amparado en la Ley de Procedimientos Policiales -aprobada en el año 2008, el Estado viene desarrollando operaciones y procedimientos que exacerban el poder punitivo y la violencia institucional, limitando y anulando garantías establecidas en la Constitución, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana de Derechos Humanos”, sostienen las organizaciones.

La expansión de la vigilancia policial simbólica e instrumentalmente, se materializó en las manifestaciones políticas realizadas el 14 de agosto y 24 de agosto, y también en los hechos ocurridos recientemente en el barrio Santa Catalina. Estos hechos se integran a una construcción en movimiento de políticas más punitivas y represivas, entre las cuales se cuentan la aprobación de la ley 19.120 (que modifica las faltas establecidas en el Código Penal), el aumento de mínimos de privación de libertad para delitos gravísimos y nuevas tipificaciones en la Justicia Penal Juvenil, y los anteproyectos de Internación Compulsiva y Código Infraccional Juvenil, la aplicación de las medidas de seguridad curativas y educativas previstas en el art. 92 del Código Penal en casos de consumo de alcohol en espacios públicos”, afirman.

En el comunicado público se afirma que “algunos errores legislativos y de gestión en el Ministerio del Interior son los que han fortalecido las bases de este estado policial desbocado al que venimos asistiendo. Sin embargo, también asistimos a duros golpes contra espacios históricos de corrupción policial (Cayma) lo que evidentemente afecta muchos de sus intereses y quizás sea una más de las razones de esta escalada represiva”.

La construcción de una sociedad, basada en el pleno acceso a los derechos, supone un proyecto común a todos y todas. Para lograr esto no se debería aplicar una política de amortiguación. Por un lado se aprueban y promueven políticas de inclusión y derechos (despenalización del aborto, matrimonio igualitario, y media sanción de ley de regulación de la marihuana), y por otro lado, se continúa criminalizando a los grupos y poblaciones más vulneradas (en particular a los adolescentes y jóvenes).

Convocamos a la reflexión y discusión de todos estos acontecimientos. De ello dependerá de que nos acerquemos a un Estado Social, evitando que el Estado Policial se siga expandiendo”, sostienen Ielsur y Serpaj.

Los vecinos harán hoy una marcha pacífica por Sergio Lemos a las 20:30.

Será en homenaje al joven que fue muerto por la Policía el lunes pasado, según se anuncia a través de Facebook. También abrieron una cuenta en Abitab para ayudar a la familia.

Trae velas y rindamos un sentido homenaje a Sergio y a su familia en absoluta paz y amor. Demostremos que estamos unidos y apoyamos a la familia. Todos juntos y con un gran sentimiento común”, dice la convocatoria a la marcha pacífica, que está publicada en la página de Facebook “Barrio Santa Catalina”.

Los vecinos del barrio se han solidarizado con la familia de Sergio Lemos, el joven que falleció al ser baleado por la policía, en el marco de un operativo en la zona a raíz de la denuncia de un robo en un almacén, ubicado en el solar 28 de Santa Catalina, esquina Lisa.

También abrieron la cuenta “Todos por Sergio” en Abitab para colaborar con la familia de la víctima. El número es 38652. La información está publicada en la página de Facebook“Barrio Santa Catalina” y en ella se aclara que “los únicos autorizados en retirar la plata recaudad son: la madre Sonia Graciela López y el abuelo Luis López”.

Sergio Lemos tenía 19 años. Hizo hasta tercer año del liceo y dejó para trabajar en la barraca con el padre, contó al diario ElPaís Alba Ibarra, vecina del barrio, quien dijo además que Sergio era fanático de las motos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s