SE PUEDE METER LA PATA, PERO NO LA MANO EN LA LATA

la-mano-en-la-lataParece historia antigua, pero no lo es, pues ya son demasiado los hechos que muestran invariablemente que en los gobiernos del Frente Amplio se han producido en forma cada vez más reiterada manejos irregulares de los fondos del estado, que han motivado, en sus momentos reiteradas justificaciones de las conductas de los dirigentes, de los gobiernos del Frente Amplio.
Claro que ya son demasiadas las coincidencias como para que el gobierno del Frente Amplio no tenga más remedio que enfrentar sucesivas situaciones reñidas con la moral pública que han caído una y otra vez, en actos delictivos.Desde los gobiernos departamentales iniciales la marcha sobre la pendiente las políticas de privatizaciones ha llevado al principio a lo que parecían “pequeños errores” de los gobernantes, pero la lista hoy es tan grande que ya no se puede sostener ello y mucho menos cuando se llevan varios períodos de gobierno nacional y unos cuantos más aun en las políticas de gobierno municipal.
La política de abiertas privatizaciones grandes y chicas, que se han llevado adelante durante todo este tiempo ha llevado invariablemente a que un cúmulo de nuevos empresarios provenientes de los ámbitos sociales más diversos y muchos de ellos de las direcciones sindicales, ha desarrollado un nuevo tipo de asalariados vinculados, a nuevas empresas del estado vinculados al viejo aparato sindical que se ha transformado en el nuevo capataz de miles de trabajadores, apoyando a pie juntillas a toda la política económica del gobierno.
Quién puede olvidarse del vuelto que desapareció cuando la administración del Hotel Casinos de Carrasco cuando desaparecieron unos 15 millones de dólares, en el proceso de venta que produjo un gran escándalo, y que por aquel entonces Astori defendía a sus “amigos” desde el parlamento, que se equivocaban en las cuentas. Ello provocaba un verdadero problema en las cuentas del municipio de la Capital dirigido por Arana, y el inefable Arean, y todo un equipo de intocables, que fueron pasando por la Justicia.
Lo único cierto es que los orientales en los últimos tiempos hemos ido redescubriendo lo que nos costó mucho tiempo aprender, con mucho dolor y consecuencias de las políticas oligárquicas que a pesar de los cambios de gobiernos no nos han abandonado.
Luego del gran escándalo de PLUNA, que se puede decir que aún no ha terminado, y que tuvo un costo de varios cientos de miles de dólares por lo menos en los números, con los últimos acontecimientos financieros en ANCAP, que ha dado un faltante de unos 150 millones de dólares, y que ello fue reconocido hasta por altas fuentes del gobierno, como si ello fuera poco lo de Salud Pública que ha involucrado nuevamente a dirigentes sindicales de la Salud y del PIT, viene a poner sobre la mesa, que la aprensión por el dinero ha sido una constante en los nuevos cuadros del gobierno en los últimos tiempos. Mientras los problemas están muy lejos de solucionarse.
La nueva forma de hacer política del equipo de gobierno que ampara este tipo de situaciones, lleva nuevamente a una gran incertidumbre a miles de electores y militantes del partido de gobierno, que ven una vez más que las privatizaciones traen, corrupción en las alturas de responsabilidad del estado, mientras el salario baja y los precios suben.
La consigna del partido de gobierno ha cambiado ahora “se puede meter la mano en la lata”, y la pata ni hablar, todos los días de Mujica para abajo… todos, democráticamente.

Anuncios