NO A LA BAJA, Y DEL SALARIO Y LA DIGNIDAD TAMBIÉN

Andrés Freire; 26 de marzo; Uruguay; Asamblea Popular; Unidad Popular
Escribe Prof. Andrés Freire

“Trabajador no seas más otario, cuando vayas a votar acordarte del salario”, esta era una de las consignas tradicionales de la izquierda uruguaya, caída en desuso por el interés manifiesto de aquellos que sólo han buscado su beneficio personal, no nos cansaremos de decirlo, auto aplicándose un salariazo de  más del 100%porque a ellos “no se les podía pedir tanta poesía”, mientras que para el resto no rigió el mismo apuro, sino que debimos conformarnos con las migajas que una política económica orientada a favorecer los mismos intereses de siempre dejaba, tal es el caso de uno de los sectores prioritarios, la enseñanza,  con apenas un 10% real de aumento en el último quinquenio, habiendo otros porcentajes que fueron para superar desigualdades.

Hoy la dirección política del Frente Amplio privada de la posibilidad de ofrecer algo nuevo y novedoso, distinto al más de lo mismo para siempre, advirtiendo a sus electores potenciales previamente de que no habrá un giro a la izquierda (este cuento ya lo agotaron en la campaña electoral anterior),  se refugia en dos recursos, el infantil “ojo que viene el cuco”, variante del “viejo de la bolsa” que se lleva a los niños malos cuando no toman el tercer plato de sopa, y en el no ala baja de la edad de inimputabilidad, nosotros tampoco acompañamos esta propuesta que definitivamente es equivoca y no contribuirá a solucionar el grave problema de la inseguridad pública que padecemos, siendo que incluso posiblemente la agrave.

La crisis provocada de la seguridad pública: otra consecuencia funesta del no cambio estructural y el abandono de los compromisos históricos.

No puede venir el remedio de donde viene la peste, 50 años de neoliberalismo han desestructurado nuestro tejido social, y  han instalado una lógica perversa donde todos los días se demuestra la cuasi inutilidad del trabajo como medio de garantizarse una vida digna, sólo una pequeña minoría adicta al poder y vinculada a este por motivos políticos y o familiares obtiene ingresos muy  buenos superando con creces la canasta familiar de $56000, mientras que la inmensa mayoría no puede ni siquiera darse un gustito todos los meses.

Esto además viene acompañado de la cínica acusación de “consumismo” por parte de aquellos que consumen y consumen, mientras nos condenan a todos nosotros al abismo del subconsumo, o sea, a tener 5 tarjetas de crédito para ver con cual pagamos el surtido ese mes y con cual  hacer la calesita, o a ver qué préstamo sacamos para comprar la túnica y los útiles electorales a comienzos de año.

Ni que hablar si tu o tus hijos necesitan lentes por ejemplo, o un buen par de championes para hacer deportes aunque sea en la plaza pública del barrio, o que a el desubicado del pediatra o el odontólogo (si tienes la suerte que te vea seguido y se acuerde de vos) se le ocurra alguna idea disparatada como recomendarte que compres un buen pedazo de queso cada varios días, ya que de esa forma se puede fijar mejor el calcio en los dientes (no así con el calcio de la leche común , la única accesible diariamente), entonces en cualquiera de estas situaciones, tarjetazo o crédito de la cooperativa, o préstamo seguro, y cuando estés endeudado hasta la manija, ahogándote porque se te corto la calesita, desde arriba el excelentísimo primer magistrado y toda su corte de amanuenses, en vez de tirarte una cuerda para que te agarres y puedas salir del pozo, te tirara una sí, pero para que te ahorques diciéndote algo así como: estas así no por responsabilidad de nuestra política económica, sino por la tuya, eres un vil consumista, que no entendiste todavía que el consumo es sólo para nosotros, al decir de Víctor Hugo, el gran novelista francés, ellos llegaron al “cielo” de la prosperidad y la buena vida, gracias a la lucha histórica del pueblo, su sangre y sus mártires, y luego tiraron la escalera tras de sí, para que ellos sigan disfrutando a costillas de los trabajadores.

A su vez, la renuncia a toda perspectiva de cambio estructural real y el abandono de todo proyecto colectivo de futuro nos ha conducido hasta este punto donde prima un individualismo absoluto en el que el valor de la vida propia y ajena es mínimo, estimulado como hemos dejado en claro y veremos a continuación  por la propia acción gubernamental que dice una cosa y hace otra, y que como vimos en la nota anterior aplica unos criterios bien dulces para sí mismo, y otros bien amargos para los demás.

Periódicamente desde el excelentísimo primer magistrado y el Ministro del Interior para arriba y para abajo se habla una y otra vez de la “convivencia ciudadana”, del dialogo, el respeto y la tolerancia, de que se han perdido valores centrales en la sociedad.

¿Acaso cuando los agentes policiales reprimieron con balas de goma una movilización de docentes, alumnos y padres en el liceo 70, obedeciendo órdenes, hubo una demostración de tolerancia?

Realmente cuando vimos como los funcionarios del Ministerio del Interior, durante el conflicto de la educación el año pasado, eran enviados una y otra vez a plantear desalojos en varios centros educativos ocupados, vimos toda una lección de valores por parte del equipo gubernamental, el dialogo ante un conflicto se reducía a mandar los agentes del Estado a reprimir o amenazar con reprimir, envés de sentarse a negociar los reclamos de fondo.

¡Ah, me olvidada!, es que lo central, es decir la línea económica no se negocia, se impone a las buenas o a las malas, ahora bien: ¿si en el terreno social ante un reclamo multitudinario, el gobierno no negocia, simplemente impone su poder? ¿Qué lección de valores se está dando a la sociedad?

Si los docentes en huelga son tratados poco menos que atorrantes, por pretender un poco más de pan y un poco menos de cansancio, para poder brindar una educación  de calidad a los hijos de los trabajadores: ¿Qué lección se le está dando a la sociedad?

Si ante un fallo que sentimos como injusto, en una típica maniobra demagógica, nuestro infalible presidente, dice los que aplicaron esa sanción no están equivocados, no actuaron por intereses mezquinos, simplemente son “unos viejos hijos de puta”: ¿Qué lección se le está dando a la sociedad?

Normalmente la violencia y el insulto en el lenguaje precede muchas veces a otras formas de violencia, porque es violencia  simbólica, tan dura y dolorosa como el recibo de sueldo de un jubilado o un maestro, son letras y números nada más, pero están cargados de impotencia, privaciones, y sufrimientos, que alimentan la prosperidad ajena, de los ricos de siempre y delos que te usaron para llegar a un carguito y gobernar más o menos igual que estos.

Entonces decimos la situación por momentos desesperante de inseguridad pública es fruto también de  esta política hipócrita y falaz del progresismo, quienes sólo ocasionalmente son visitados por esta “sensación térmica”, a ellos como le sucedió a una amiga mía, no los han visitado nunca los amigos de lo ajeno 17 veces en 5 años,  ya que ellos si tienen puertas de seguridad, rejas, viven en barrios “más seguros “donde la policía patrulla cotidianamente, e incluso si los llegaran a robar tienen seguros, a consecuencia de disfrutar todos los privilegios del poder.

Fruto de esta situación de violencia social instalada en nuestra vida cotidiana, que se manifiesta por un lado en  contra las personas, pero por el otro en otro tipo de fenómenos tanto o más violentos que ya hemos estudiado,  nos encontramos por un lado la indignación lógica y comprensible de buena parte de la población, y por otro el intento de instrumentalizar esta reacción por sectores de mentalidad cavernaria y retrograda.

El dominio por el miedo siempre ha funcionado a lo largo de los tiempos como mecanismo cierto de control social, de hecho en sociedades capitalistas y dependientes como la nuestra se cumple la misma máxima de David Cooper, la “ley es terror hecho palabras”.

 ¿Quién se acuerda de las terribles hordas de saqueadores que iban a asaltar las casas durante la crisis del 2002, donde todos fuimos víctimas de un eficaz operativo de guerra psicológica? Bastaron unos pocos rumores para dejar a los uruguayos encerrados en su casa, no protestando en la calle, mientras se consumaba el episodio final de esta estafa nos rebajaban el sueldo 20% vía inflacionaria en tres meses a los que conservamos el trabajo, acurrucados en nuestras casas.

¿Qué hacer para mejorar la seguridad de los ciudadanos?

Como en tantas ocasiones aquí se está pagando la terrible cuenta de lo que no se hizo y se debió hacer, entre estas medidas destacamos: la depuración de todos los elementos policiales comprometidos en la violación de los derechos humanos: ¿acaso no fueron ascendidos incluso durante el gobierno de Tabaré Vázquez, los responsables del funesto “operativo” que se saldo con el cobarde asesinato de Fernando Morroni en la masacre de Jacinto Vera hace 20 años, si 20 años de impunidad?

Y esto último no lo decimos pensando en otra cosa en este momento que no sea la seguridad pública: ¿Cómo puede un ciudadano confiar y colaborar en la fuerza pública, si tiene la sospecha de que tras la placa no hay otro ciudadano como él, sino lamentablemente un asesino impune? ¿Acaso no hemos visto el accionar constante de gente de esta clase con el asesinato de por ejemplo el joven Lemos en Santa Catalina, y los maltratos a un maestro en una movilización?¿Y la detención “por las dudas” de jóvenes que concurrían a la marcha del 24 de agosto el año pasado?¿Y los agentes policiales, deteniendo compañeros por la terrible falta de pintar una parada ya pintada previamente con consignas políticas?¿Y las presiones hacia los integrantes de “Algo por alguien” debido a que cometían la falta de  darle comida a un indigente? Todos estos hechos de diversa gravedad nos muestran un aparato policial que ha roto totalmente los vínculos con la ciudadanía, y es incluso por momentos un obstáculo la convivencia más que una ayuda.

La revisión de todos los protocolos de accionar policial, cortando inmediatamente todo asesoramiento de “expertos” que provienen de Estados que violan sistemáticamente los derechos humanos, como Colombia e Israel, es otra precondición, es una afrenta a la dignidad de nuestra república, que se admita cualquier tipo de colaboración con países donde se ha practicado se practica el Terrorismo de Estado, todo ese tipo de vínculos debe cortarse inmediatamente.

En cuanto a los propios funcionarios policiales, decimos con claridad que la remuneración que reciben es totalmente indigna para personas que supuestamente deben jugarse la vida en la calle para proteger a los demás, sostenemos que como ha todo trabajador debe asegurársele un salario mínimo de media canasta  básica para los funcionarios, tendiendo a una canasta como las demás áreas prioritarias, eliminando los servicios 222 y todo otro tipo de servicio similar, formal e informal, a su vez las exigencias culturales para el acceso a la función deben ser mucho mayores, un policía deberá tener como mínimo bachillerato terminado, realizando luego cursos de nivel terciario.

Hablamos anteriormente de medidas de emergencia, por supuesto que no somos roussonianos y no pensamos que el hombre sea bueno por naturaleza, y tampoco que sea malvado por naturaleza, como sostiene cierta teología que manipula la palabra de Dios para justificar la opresión y la miseria, somos un producto social y siempre en cualquier contexto encontraremos gente que se corrompa, y que atente contra la libertad y los derechos del otro.

Pero las imprescindibles transformaciones estructurales que impulsamos, atacaran por un lado la desigualdad social y la injusticia, y por otro lado aquello que el apóstol Pablo dijo tan sabiamente “el amor al dineros la raíz de todos los males” (Primera de Timoteo 6-10), porque los problemas que nosotros padecemos se curan sólo con MEDICINA SOCIALISTA, con un cambio profundo radical de todas las relaciones sociales en el Uruguay de hoy, y hacia allí vamos…

Nuestra propuesta para los jóvenes.

¿Qué tiene para ofrecerle a la juventud los candidatos dela derecha tradicional y el progresismo? En honor a la verdad absolutamente nada y eso es precisamente lo que ambos tienen en común, porque en definitiva la misma política macroeconómica de los últimos 40 años no deja lugar a la posibilidad siquiera de algún atisbo de cambio estructural, por eso mismo la fuerza política en el gobierno es incapaz de formular una consigna positiva, y mueve todo su aparato burocrático, político y sindical, para proponernos como una gran iniciativa la oposición a una propuesta retardaría.

Vale la pena quenas preguntemos entre todos: ¿Cómo  han cambiado los tiempos no? Antes la izquierda proponía y la derecha se oponía, hoy la reacción, fortalecida por aquellos que por hacer las cosas a medias (o en este caso ni a esto, sino a cuartas) se condenaron a perderse, se atreve a proponer el “para atrás para atrás”, presentándose como una opción frente al inmovilismo progresista, del no se puede porque no se quiere.

Nosotros trabajamos todos los días con jóvenes de todas las edades, y vemos cuáles son sus necesidades, son las mismas de siempre, se llaman SALUD, VIVIENDA, EDUCACIÓN, y TRABAJO: ¿Y quién le ofrece esto no sólo a los jóvenes sino a toda la sociedad? Por supuesto que no lo hace la alianza impulsora de la baja en la edad de inimputabilidad (seguidores de los candidatos Bordaberry y Lacalle, es decir la reacción en estado puro), pero tampoco lo harán quienes luego de 10 años de gobierno no han sido capaces de impulsar una sola transformación estructural condenando a la sociedad a cinchar inútilmente de una frazada siempre corta, en un país donde sobra lana para trasquilar y tejer.

¿Queremos reducir la violencia social y avanzar como sociedad? Entonces debemos apostar a la educación, esta es parte de la propuesta de la Unidad Popular: Manteniendo lo mejor de nuestra Historia (laicidad, obligatoriedad, gratuidad y libertad de cátedra) proponemos: “autonomía y con-gobierno en todas las ramas de la enseñanza. Diseño  de Planes de Estudio de contenido popular, participativos y democráticos al servicio del pueblo. Promover la cultura de los pueblos. Sistema Único Nacional de Educación Pública. Se debe terminar con las subvenciones directas e indirectas del estado a la enseñanza privada. Presupuesto inmediato no menor al 6% del PBI… con un salario mínimo tendiente a la canasta familiar” y en otro punto más adelante agregamos: “extender el derecho al salario vacacional para todos los trabajadores, incluso los trabajadores del Estado”.

En cambio el “equipo en las sombras” del Frente Amplio, el que realmente decide, no la decorativa Comisión de Programa de Educación, sino la tecnocracia agrupada entorno a la Nueva Agenda Progresista, tiene otras radicalmente diferentes que ya hemos estudiado en otra oportunidad.

Referente a la vivienda proponemos: “Expropiación de viviendas que no estén habitadas. Eliminación del régimen de libre contratación en materia de alquileres. Plan deconstrucción masiva de viviendas populares destinando recursos presupuestales para ello, con el objeto de eliminar en pocos años el déficit de viviendas dignas existente”.

Y finalmente en cuanto a la Salud impulsamos “la creación de un Sistema Estatal único nacional de Salud. Para avanzar al mismo se fortalecerán al máximo las estructuras asistenciales del MSP. Dicho Ministerio se irá haciendo cargo progresivamente de las IAMC (mutualistas) pasando sus afiliados a la condición de usuarios delos servicios asistenciales del Estado. El nuevo sistema tenderá a financiar secón recursos del propio Presupuesto Nacional, eliminando el FONASA y todo aporte personal o familiar”.

Todas estas propuestas tienen fuentes de financiación bien claras que hemos ido señalando reiteradamente a lo largo de nuestra labor periodística.

Vamos por todo, por los cambios en serio para nuestro pueblo, estos son nuestros objetivos, porque bien quedo demostrado la sabiduría de aquella canción que cantaba el flaco Alfredo: “Hay que dar vuelta el tiempo como la taba quien no cambia todo no cambia nada”. POR LA LIBERACIÓN NACIONAL Y EL SOCIALISMO ADELANTE.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s