LA POLÉMICA CONTAMINA

Esta ausencia de debate de los candidatos del partido de gobierno con la ciudadanía tiene que ver con la inconsistencia de sus argumentos y fundamentos, pues de lo contrario el camino sería otro.


la-lata-
La lata. Caricatura de Gervasio Umpiérrez

Es probable que como el mundo está bastante al revés, hace ya un buen tiempo, ahora el nuevo formato del diseño electoral de las políticas del gobierno es no dar debate o polémicas con ningún partido. Esto que parece un plan se va transformando en la política electoral del partido de gobierno y que todos los días va levantando nuevas e introvertidas disconformidades ante el inmovilismo de la propuesta oficial.

Se acabaron los tiempos que el debate es útil no tanto para los candidatos sino para el ciudadano común de todos los sectores sociales, el rumbo del candidato es otro, y busca un nuevo corralito político a los efectos de consolidar su electorado explicando sus ideas en forma aséptica, pues da la impresión que la polémica contamina.

Es evidente que la posición original de la fórmula del partido de gobierno obedece no solo a un problema de volumen electoral mayoritario como se ha sostenido, que puede ser un argumento de un peso importante en la contienda, pero la intención del no debate que no es más que una de las tantas decisiones burocráticas que pretenden ganar el centro derecha con el tradicional “no hagan olas”, puede transformarse también en lo contrario.

Sobretodo si se tiene en cuenta la necesaria información política que tienen que tener todos los candidatos que participarán en la contienda electoral de octubre, para fortalecer el conocimiento de los ciudadanos del país.

Claro que con lo que le ha venido sucediendo al gobierno en los últimos tiempos la política de conservación en el gobierno y el poder por parte de los dirigentes no solo se ha acentuado sino que acelera su crisis política, sobretodo cuando para los candidatos del FA es cada vez más difícil de explicar su política económica, las privatizaciones y la impunidad que aun se mantiene en relación a los derechos humanos.

También es cierto que esta ausencia de debate de los candidatos del partido de gobierno con la ciudadanía tiene que ver con la inconsistencia de sus argumentos y fundamentos, pues de lo contrario el camino sería otro.

El desmantelamiento de la política y la propuesta del partido de gobierno que se confunde cada vez más con los partidos de la derecha tradicional, que a su vez levanta dudas y apatía en su militancia, le quita fuerza pues toda su acción se va reduciendo a una presentación publicitaria o en foros, con fuertes apoyos tecnológicos.

El programa del partido de gobierno hoy no tiene diferencias mayores con los partidos tradicionales, en las cuestiones globales y macroeconómicas. Además en los últimos años ha incursionado también en los negociados que ponen de relieve la corrupción en muchos de sus ministros e integrantes de gobierno, en las áreas estratégicas de la política nacional.

Hoy es cada vez más que un signo de eficiencia en la inmaculada acción de campaña de la fórmula presidenciable del FA, que ha ido privatizando todo lo que tiene a mano, resulta cada vez más difícil sostener posiciones que defiendan el salario, la soberanía, o el medioambiente que todo los días es más agredido, por parte de las políticas oficiales.

El camino de la ausencia de polémica o confrontación en el discurso, no es más que la búsqueda del “viejo y querido consenso” socio político, pero concertado con las fuerzas del capital financiero y oligárquico.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s