LOS DESECHOS DE DIROX ¿VIENEN A MONTEVIDEO?

Lo de Dirox es muy grave, lamentablemente es solo una muestra. Aunque lo peor es la permisividad oficial en el tema.


dirox-san-jose-uruguay-contaminaciónNo es nuevo que nuestro país está muy lejos de ser un “país natural” como se proclama olímpicamente desde los ministerios del país, pues en nuestro país se arrastran problemas nunca tratados seriamente por los gobiernos de turno pues ello tiene que ver con la estructura política y social del país, que ha entronizado las ganancias para unos pocos y los problemas han sido escondidos largamente por los compromisos del poder político.

Los grandes problemas medioambientales que existen hoy en nuestro país, que tienen también en el desarrollo de importantes luchas, un conciencia algo mayor de los efectos negativos para el devenir del medio ambiente y sobre la vida de las personas.

En una época en que el actual partido de gobierno el Parlamento conoció algunas denuncias, sobre los desechos en tarrinas que se tiraban en algunos departamentos del interior -denuncias hechas por el futuro vicepresidente electo Sendic Rodríguez- tuvieron amplia repercusión y, más tarde, pasaron a ser parte de los frondosos archivos parlamentarios, sin consecuencias para las empresas que hacían este nefasto negocio del traslado de basura tóxica.

No es nuevo que las compañías extranjeras, hace ya un buen número de décadas, tiran sus crecientes volúmenes de basuras tóxicas lejos de sus países, mientras arreglan sus jardines y se preocupan más tarde de los problemas medioambientales en forma escandalosa. Es más, en muchas áreas de la producción industrial el capital busca temperaturas templadas, con lluvias y praderas abundantes, con impuestos bajos para asentarse y esquivar los costos impositivos en sus países de origen.

A este fenómeno no ha escapado nuestro país, aunque a ello hay que agregarle, que existe una co-responsabilidad de todos los gobiernos que han permitido que en nuestro país lleguen los nuevos piratas vinculados fuertemente al sistema financiero, que se instalan en las zonas francas como portadores de los nuevos factores económicos que permitirán el desarrollo, a través de la libre inversión.

Dirox es un ejemplo de ello, instalada en el departamento de San José o las poderosas plantas de celulosa de las que todos los dirigentes del progresismo se han enamorado de ellas.

Todavía está por determinarse la enorme responsabilidad en los efectos negativos que han recaído sobre el país con estas políticas.

Se ha conocido en estos días que Dirox enviará a plantas de residuos de la capital del país, sus desechos tóxicos en un acuerdo con la Intendencia Municipal de Montevideo, en las inmediaciones de la planta “Felipe Cardoso” para el próximo mes de abril, estimándose que la empresa tiene en sus depósitos unas 8 mil toneladas de residuos tóxicos.

Llama la atención, que las largas movilizaciones producidas en el departamento por los vecinos de la zona, junto a los reclamos que advirtieron sobre los desechos tóxicos, no hayan sido tenidas en cuenta por las autoridades nacionales, por el correspondiente Ministerio de Medio Ambiente. No ha sido éste el único hecho que viene afectando en nuestro país la depredación que sufre el agua, el suelo y las costas marítimas en forma sistemática en los últimos años.

Lo de Dirox es muy grave, lamentablemente es solo una muestra. Aunque lo peor es la permisividad oficial en el tema.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s