LA VERBORRAGIA DE LOS CANDIDATOS OFICIALES

Han retrocedido tanto, que cualquier reforma sencilla para los tiempos de Batlle y Ordoñez como puede ser ordenar el trasporte capitalino, les parece “demagogia”.


Boleto: un lujo. Por Gervasio Umpiérrez
Boleto: un lujo. Por Gervasio Umpiérrez

En estos días que el cambio de gobierno se hace cada vez más notorio, puesto casi todos los actos políticos tienen que ver con ello, aunque los actores no se lo propongan

La Unidad Popular en estos días en Montevideo ha llevado adelante y propuesto la idea de la municipalización de los servicios de transporte, partiendo de la base que la gestión de amplio estímulo a los empresarios privados existentes no ha dado los resultados anunciados para los pobladores de la capital que ven como a diario el pasaje es caro, tiene una amplia subvención ciudadana y el transporte no es bueno.

Sin embargo, hemos visto como se ha dicho que el impulso de una política de transporte municipal es “demagogia” en tiempos electorales, claro que ello lo dice en forma por demás sugestiva la candidata Topolansky, que es quién a priori parece ser la candidata con mayores posibilidades para la IMM en las próximas elecciones departamentales.

Claro que ello tiene lógica casi natural hoy en los candidatos del partido de gobierno, que han optado por las privatizaciones a todo nivel y la liquidación de las empresas públicas.

También, se podría afirmar que los cambios operados en los tiempos que el Frente Amplio llegó al gobierno, han sido la opción contraria de los discursos hechos en tiempos electorales, abarrotados de izquierdismo y de frases revolucionarias.

Lo cierto es que el período de privatizaciones y de libre inversión de capitales en el país ha dejado grandes déficit en materia de desarrollo social, y como los dirigentes del FA han optado abiertamente en los últimos tiempos por este camino, el tomar un camino que supone una simple reforma como es la mejoría del transporte capitalino a la candidata del partido de gobierno le parece un disparate.

Han retrocedido tanto, que cualquier reforma sencilla para los tiempos de Batlle y Ordoñez como puede ser ordenar el trasporte capitalino, les parece “demagogia”.

La política de amplias privatizaciones, de predominio del capital financiero y de entrega de las tierras y os recursos naturales, le ha significado al partido de gobierno un amplio apoyo de sectores conservadores y de los bancos internacionales que han dejado sin margen a la política de sectores de los partidos tradicionales.

Ello significa que los trabajadores tienen una cada vez menor correspondencia con esta política pues el discurso empieza a no corresponderse con la realidad social que el gobierno no contempla.

El camino más sencillo proveniente del oficialismo es la etiqueta y la descalificación, pero no entrar en los problemas sociales derivados de lo que ha significado la subvención millonaria a las empresas de transporte para que sigan lucrando con la vida de los trabajadores en Montevideo.

El boleto sigue siendo uno de los más caros, a pesar que las promesas han ido desde el oficialismo en sentido contrario, la política de recaudación y de suba de impuestos ha recorrido toda la política nacional y departamental en la capital.

Se puede decir además que el transporte se ha caracterizado solo por mantener los privilegios de las empresas, mientras que las mayorías de trabajadores que en nuestro país utiliza el transporte público, tiene ante si fuertes erogaciones que en general no lo permite el límite del salario.

La demagogia entonces, es del oficialismo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s