EL CAPITAL PUEDE Y DEBE PAGAR LA CUENTA

Es el mismo afán de lucro de los productores sojeros que ha causado importantísimos daños al equilibrio ecológico y a la calidad del agua de casi todos los ciudadanos, han contribuido a la deforestación y esta a su vez a la gravedad de las inundaciones: ¿y ahora toda la sociedad tiene que ayudarlos?


 

andres-freire
Prof. Andrés Freire

El Viernes 22 del corriente, el diario El Observador, dedica desde su portada a una extensa nota destinada a señalar que la sucesión de problemas meteorológicos habidos los últimos días ha sumido al agro en una terrible crisis, junto a la baja de los precios internacionales de la soja.

Veamos un fragmento del mismo, particularmente lastimoso hablando de la situación de los sojeros: “Si la cosecha finalmente quedase en dos millones de toneladas, las pérdidas directas por dejar de cosechar serían US$ 260 millones. Habrá chacras que quedarán sin cosecharse por completo, en especial en el este. Y otras con una cosecha que apenas cubrirá los costos de larecolección, pero no los insumos ni la renta.Y a eso debe agregarse un mayor costo por secado de los granos, espera de barcos, pérdidas de granos en la cosecha, por daños de suelos a los que se entrará a cosechar en pleno barro, sin contar los destrozos en la caminería y el mayor costo de fletes, porque el día que pueda cosecharse todos querrán asegurarse un camión. En soja la lluvia llegó cuando la cosecha estaba apenas empezando. Menos de 5% pudo cosecharse antes del diluvio”.

Dan ganas sinceramente de ponerse a llorar y salir a hacer colectas públicas a favor de los pobres sojeros, quienes según dicho articulo han quedado en la ruina, sin embargo a la hora de analizar este problema hay muchas cosas que no se dicen en dicho diario (al igual que en el caso de los Panama Papers y el escandalo de las off shore por ejemplo, silencios rebeladores), en primer lugar deberíamos decir que el agro no es uno sólo, y que no es lo mismo un productor familiar, que un latifundista muchas veces extranjero que integra el complejo agro exportador y que ha obtenido durante una década precios extraordinariamente altos sin aportar ninguna suma significativa a la sociedad, el primero merece todo nuestro apoyo, pero al segundo le debemos contestar así: “¿como es esto si ganas el dinero es tuyo, por lo que se privatizan las ganancias, pero si perdes, se socializan las perdidas?”.

Cuando los precios fueron extraordinariamente altos en Uruguay, a diferencia de la Argentina, no hubo ni retenciones ni detracciones algunas, por lo que toda la ganancia quedo en manos de los productores y en definitiva de alguna de las cuatro empresas llamadas ABCD que controlan el mercado mundial de la misma.

Fueron años de bonanza con la soja a 800 dólares la tonelada, una oportunidad única que un gobierno jugado a los intereses del gran capital como el nuestro dejo pasar, para recaudar cientos de millones de dolares con los que financiar la educación, la salud, la vivienda popular, la infraestructura, lo que se pudo haber hecho por un mecanismo u otro, como en su momento hicieron Luis Batlle con los tipos de cambio diferencial, e incluso Azzini en el primer gobierno blanco con las detracciones. Por eso en nuestro país molestan tanto a algunos los Kichner, los mismos que llaman progresista a Macri, en Argentina si se aprovecho en algo esta situación.

Ahora la situación es distinta, y el diario que expresa objetivamente los intereses de estos sectores sociales nos alerta de sus “sufrimientos”, pero repetimos la misma pregunta: ¿por qué debemos preocuparnos y pensar en soluciones para ellos, cuando en realidad en su prosperidad no sólo no contribuyeron significativamente al bienestar social, sino que además trajeron nuevos problemas o agravaron los anteriores?

Es el mismo afán de lucro de los productores sojeros que ha causado importantísimos daños al equilibrio ecológico y a la calidad del agua de casi todos los ciudadanos, han contribuido a la deforestación y esta a su vez a la gravedad de las inundaciones: ¿y ahora toda la sociedad tiene que ayudarlos? Si no hubo socialización alguna de las ganancias, no puede haber socialización alguna de las perdidas, es más yo aprovecharía la ocasión para que me reembolsen los 1000 y pico de pesos por mes, que debo gastar en agua mineral porque en todos los lugares donde estoy la recibo de las hiper contaminadas Laguna del Cisne o de la cuenca del Santa Lucia, ya que va a haber crisis y se van a recortar los gastos, seria como un aumento de sueldo financiado por los que han causado este perjuicio.

No negamos la magnitud del daño sufrido, pero sí afirmamos que el mismo no debe ser asumido por el conjunto social, sino por el propio complejo agro exportador, y el gran capital, “crisis” es una palabra con muchos significados, uno de ellos es la oportunidad para el cambio, es ahora entonces el momento de impulsar un cambio decisivo en la matriz productiva de nuestro país, de este modo con el tiempo seguramente tendremos inundaciones alguna vez, pero no casas construidas en zonas inundables, y quizás en algunos momentos tengamos perdidas que debemos asumir todos, pero tendremos sin lugar a dudas muchos años buenos de ganancias, en una tierra redenta donde el sol de mayo nos dará su tibio calor para todos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s