LAS “GENERALIDADES”EN LA POLÍTICA DE GOBIERNO

Se nombran comisiones, se hacen foros, se llaman a mesas de diálogo, pero la esencia de salvaguardar las políticas populares fuera de las órbitas de las privatizaciones no se tocan, es más permanecen incambiadas ante la población más necesitada y pobre de nuestro país

cachónEn estos días hemos apreciado un hecho de enorme significación social y política como es la ratificación del traslado del Centro Tiburcio Cacho a partir de las afirmaciones de la ministra Marina Arismendi del MIDES.

Claro, que si uno observa lo sucedido durante la interpelación, va descubriendo las viejas tácticas de la política burguesa que es que cuando se necesita hablar de un problema específico se habla sobre generalidades para explicar a los mortales, la infalible y “suprema” política del gobierno nacional en materia de asistencia social.

Sin duda que ello constituye una verdadera innovación en materia de reformas, pues no se ha contestado sobre el traslado del Cachón a otro centro, sino que si nos pusiéramos a hablar de generalidades habría que explicar primero como el gobierno lleva adelante una política macroeconómica de neto corte financiero y privatizador, y después se producen aspectos concretos de la política de gobierno que no tiene ninguna explicación real a los afectados y menos aún los orientales.
Lo que es cierto de todo lo que viene sucediendo es que la ministra esquivó en forma constante el problema de su cartera, pues nadie sabe todavía porque el Centro Cachón debe ser cerrado y trasladado, y hablo largamente de las “operaciones de ojos” cosa que no es una medalla para la política de los gobiernos del Frente Amplio, sino a los esfuerzos sanitario de Cuba en relación a los apoyos solidarios con los pueblos de América Latina.
En los últimos tiempos en forma cada vez más permanente se nombran comisiones, se hacen foros, se llaman a mesas de diálogo, pero la esencia de salvaguardar las políticas populares fuera de las órbitas de las privatizaciones no se tocan, es más permanecen incambiadas ante la población más necesitada y pobre de nuestro país, que ve cada vez con mayor distancia y pr momentos inalcanzables sus derechos.
Esto es lo que ha pasado ahora con las personas no videntes en el parlamento ante las decisiones del partido de gobierno.
No es ninguna novedad lo que ha sucedido, si se observa lo que viene sucediendo con la política económica y sus inevitables efectos negativos sobre la vida social, donde hay cosas que el gobierno, no sólo no discute con nadie, sino que ni siquiera informa, ni a la oposición, ni a los usuarios, ni en general a la población,que no sabe o no entiende sobre lo que hace el gobierno nacional.
Lo de ayer en el parlamento es una mala réplica del ejercicio democrático, pues los planes que nos afectan a todos los ciudadanos del país deberían darse a conocer si es que tales planes existen.
La diputada interpelante Gloria Rodríguez, dijo en cierto momento que sentía una gran vergüenza por la falta de diálogo con la ministra Arismendi, para mantener la postura irreductible de cerrar el Cachón, por parte del gobierno.
Mientras tanto Eduardo Rubio, dijo desconocer cuales eran los planes del gobierno en el nuevo centro de traslado, pues no se conocían los verdaderos motivos del cambio gubernamental y el destrato a los usuarios.
Es evidente que en las alturas ministeriales, los argumentos, no son de uso cotidiano en el manejo de la política nacional, por momentos parece que lo que importa es la foja de servicios, el secretismo y el mando en las decisiones de la cartera de gobierno.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s