LOS  “CAMBIOS” DEL NEOLIBERALISMO

El gobierno, mientras debe garantizar cada vez más las políticas para el sector financiero menos posibilidades tiene de dar respuestas sociales, a no ser reformas que ya no son tales y son en la mayoría de los casos inocuas y disolventes


fauces
“Neoliberalismo”. Por Gervasio Umpiérrez

Uno de los grandes temas que surgen hoy en la política nacional, son los enormes cambios que se producen en la política de nuestro país, cuando los últimos gobiernos del Frente Amplio, han instrumentado una política de continuidad manifiesta en toda la extensión de la política financiera y de extendida concertación económica con el agronegocio -que combina a los altos representantes de la oligarquía terrateniente, el capital extranjero y sus inversiones-, así como la implantación de grandes obras que necesitan de un sostén para sus industrias, que en general se producen en nuevas zonas francas, sin dejar rastros en la vida nacional, y sobre todo en una nueva redistribución del ingreso en forma constante.

La otra variable, de la aplicación de esta política, es la política que ha desarrollado el oficialismo dentro del movimiento obrero que se ha transformado en los últimos tiempos.
En todos estos rubros las transferencias al sector empresarial y privado son constantes.
Aunque quizá lo más importante sean las jubilaciones a través de las AFAP, y la progresiva pérdida que hoy tiene el BPS luego de este proceso y otro tanto sucede con la salud pública que cada día transfiere por la vía de esta política más recursos a las empresas privadas y que vemos como le han robado los dineros a los trabajadores, sin que los genios progresistas digan algo.
Estos hechos progresivos y constantes, han provocado una tendencia a la desprotección social muy alta, en materia educativa y también de empobrecimiento de la población vinculada los nuevos desocupados y pobres, que surgen en el país a partir de la caída de la industria y la despoblación del campo.
Esto no ha sido algo natural sino el resultado de las últimas políticas de los gobiernos, en que el Frente Amplio tiene una enorme responsabilidad, y es este también un nuevo factor que lo involucra cada vez más en una crisis sin salida, pues mientras debe garantizar cada vez más las políticas para el sector financiero menos posibilidades tiene de dar respuestas sociales, a no ser reformas que ya no son tales y son en la mayoría de los casos inocuas y disolventes.
La nueva intención manifiesta de dirigir la economía del país hacia nuevos tratados de libre comercio, no asienta una perspectiva económica y social, integradora de la sociedad y mucho menos de la región.
Por mucho tiempo hemos sabido en nuestro país, que el librecambio ha sido un procedimiento político que ha servido en la historia del desarrollo capitalista a las potencias coloniales y a sus industrias en desarrollo más poderosas que la pequeñas existentes en el mundo colonial y semicolonial. Hoy esta relación algunos siglos después el capitalismo en su fase imperialista las mantiene y también, con nuevos comportamientos en la conformación de la clase obrera, inclusive en la raquítica, “aristocracia” que existe en nuestro país. Se esconde y se protege a los nuevos dirigentes que necesitan grandes sueldos para militar sindicalmente haciendo mal uso de las leyes que los cobijan.
Esto también es parte del paquete de los cambios y de las nueva situación que está sobre la mesa y que no se puede obviar, pues cada día es más evidente y requiere de nuevos caminos sociales y políticos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s