VII Encuentro de Militantes de la UP

MÁS LUCHA Y UNIDAD POLÍTICA

La Unidad Popular debe expresar cada vez más claramente, la solidaridad con el pueblo y el gobierno de Venezuela, como lo ha hecho hasta ahora, sin ningún tipo de especulaciones.


banerupEn el día de hoy se abre el VII Encuentro de la Unidad Popular, que en forma estatutaria, discutirá un documento político y los lineamientos centrales de las líneas de trabajo que surgen de todo este tiempo que se viene desarrollando el trabajo nacional que ha conocido nuevas vertientes que confluyen al trabajo, al tiempo que se homenajeará a la compañera Delia Villalba, que fuera fundadora desde los inicios de la Asamblea Popular, y un emblema de la lucha por el medio ambiente, que llevó adelante una lucha constante contra la instalación de la primer planta de celulosa Botnia, hoy UPM en el Rio Negro.
Ya ha pasado un tiempo considerable de ello, pero la política de libre inversión, de zonas francas por parte de los gobiernos del Frente Amplio no se ha detenido, a tal punto que el gobierno anuncia la instalación de la tercera planta de celulosa, en el centro del país, también en el Rio Negro.
Este hecho y las nuevas privatizaciones que están en marcha, evidencian no sólo los motivos de la lucha y la existencia en la vida nacional de la Unidad Popular, de cara a los principales problemas sociales irresueltos por los últimos gobiernos nacionales.
No es nuevo además que en la medida que el gobierno del Dr. Vázquez ha continuado por el camino de las privatizaciones, las consecuencias sociales y políticas son muy duras para el movimiento popular y particularmente para los sindicatos, la educación y la salud donde ven reproducir sus problemas a diario.
Hoy no sólo las exigencias de la banca internacional tienen grandes exigencias en relación al creciente endeudamiento que ha tenido el país, y ello repercute negativamente en la política de gobierno y también en toda la vida social que no logra recuperarse, en el tema del trabajo, el salario y los derechos humanos fundamentales.
En los últimos años nuestro país, ha tenido enormes problemas con el crecimiento de la violencia social en barrios que fueron en otros tiempos de trabajadores, pero que las nuevas políticas macroeconómicas no han contemplado pues éstas solamente han seguido estrictamente, las orientaciones dominantes del sector financiero.
Ello ha impedido que la vida social se desarrolle, y han contado con la prescindencia del estado en toda la línea, que a través de las políticas de gobierno deja el campo libre para que las privatizaciones en sus distintas modalidades intenten perpetuarse.
La propia situación de ANCAP, o el destino de la explotación del cemento Portland, son buenos ejemplos de lo que viene sucediendo en estos días. También es grave que a pesar de los plebiscitos que se han hecho en el país, las PPP terminan entrando por la ventana mientras la población cree que estamos ante empresas del estado, las privatizaciones avanzan con la aprobación del gobierno en toda la línea.
Este juego de la política oficial ha provocado un descontento mayor en las filas del oficialismo y de su sustento político electoral, que provoca nuevos nervios en la política de gobierno, en la medida que los temas vinculados a la condiciones de vida de nuestra población no tienen mejoras significativas.
Si se observa además de la ya difícil situación económica nacional, sumada a los problemas que aparecen en la región donde el gobierno uruguayo se ha visto más amigo de la política de los capitales internacionales y Washington, que de los pueblos.
La Unidad Popular debe expresar cada vez más claramente, la solidaridad con el pueblo y el gobierno de Venezuela, como lo ha hecho hasta ahora, sin ningún tipo de especulaciones.